La deuda de la temporada pasada podría resolverse mañana viernes

N. G. AVILÉS.

La competición de Liga en Tercera División arranca dentro de diez días y el Real Avilés aún no ha podido tramitar las fichas de sus futbolistas por la deuda de la pasada temporada, una situación que mantiene bloqueados los derechos federativos del club blanquiazul. Sin noticias de carácter oficial, lo último que se ha podido saber es que mañana, viernes, podría ser el día en el que José María Tejero solucione los impagos que impiden dar carácter oficial al nuevo equipo que a estas alturas aún no está cerrado.

Desde que finalizó la campaña anterior, el 30 de junio, Tejero se ha mantenido en silencio sin justificar el retraso en la liquidación del ejercicio 2017-18, unos 50.000 euros. Salvo algún caso puntual, todos los jugadores de la plantilla, tanto los que estuvieron al principio y se fueron, como los que llegaron en invierno, denunciaron ante la AFE sus impagos, lo que ata al club de cara al próximo ejercicio.

Sin descenso administrativo en Tercera División por esas deudas deportivas, el castigo que se impone a los clubes, en este caso al Real Avilés, pasa por no permitir la tramitación de las fichas federativas para la temporada en curso, situación que se ha prolongado más allá de lo permisible. Sin embargo, legalmente aún tiene tiempo el presidente para que el próximo fin de semana el Real Avilés cuente con un equipo en regla para abrir la competición en el campo de Santa Cruz ante el Gijón Industrial. Y con ese margen mueve sus cartas, como ha hecho otras veces.

Acostumbrado a manejarse en estas situaciones límite, nada altera el pulso de José María Tejero, que en los próximos días, probablemente mañana viernes, resolverá el impago para después dejarse ver después de varios meses en la 'nevera' en una comparecencia pública. En ella seguramente explicará las vicisitudes económicas de este verano, además de hablar de la Fundación Real Avilés creada hace unas fechas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos