La temporada más convulsa del Avilés

La temporada más convulsa del Avilés
Luis Nuño fue el máximo goleador y el más utilizado. / JOSÉ PRIETO

Dos gestores, cincuenta jugadores, impagos y salvación in extremis a la espera de lo que ocurra en el 'play off' de ascenso a Segunda División B

SANTY MENORAVILÉS.

La temporada 2017-2018 ha finalizado como una de las peores de la historia de todo un decano como el Real Avilés. A la espera de conocer si el próximo curso competirá en Tercera División o en Regional Preferente -el conjunto blanquiazul necesita que asciendan hasta dos equipos a Segunda División B-, lo cierto es que la campaña ha ido sumando despropósitos hasta un desenlace final que nadie habría esperado antes de iniciarse la liga.

Todo se comenzó a torcer en agosto, cuando José María Tejero frenó en seco el proyecto de IQ Finanzas, alegando incumplimiento de contrato. Tras las semanas de la vergüenza, con dos plantillas entrenando a la par, seguridad privada en Miranda y anulación de amistosos, los mexicanos se dieron por vencidos y se llevaron consigo al Cacereño a los mejores jugadores de la plantilla, amén de casos como el de Álex Arias, que este fin de semana iniciará el 'play out' en las filas del Coruxo.

En tiempo récord, el director deportivo Alain Menéndez y el entrenador Iván Palacios hubieron de formar una plantilla que finalmente contó con mimbres interesantes como Sergio Menéndez, Chus Fernández, Carlinos, Luis Nuño, Vázquez o Adama Touré. La temporada no empezó mal, teniendo en cuenta que los futbolistas no tuvieron tiempo para hacer pretemporada, pero la lógica se acabó imponiendo y una mala racha de resultados propició la dimisión de Iván Palacios.

Tomó las riendas del primer equipo un hombre de club como Xiel, en cuya experiencia confiaron Tejero y Alain para revertir la situación a pesar de los impagos que ya se comenzaban a suceder. Con tiempo, el preparador praviano consiguió formar un bloque justo antes de Navidad, yéndose de vacaciones en una posición relativamente cómoda. Sin embargo, todo se vino abajo después de Reyes. Sergio Menéndez, Adama, Chus... piezas importantísimas para el equipo abandonaron la nave y los refuerzos fueron variopintos, desde jugadores contrastados como Balsera a franceses como Mathieu o Paulo, que afortunadamente salieron bien.

De nuevo el tiempo acabó por dar la razón a Xiel. Varias semanas con el mismo bloque y el Real Avilés acabó la temporada en su mejor momento, con la sensación de que unas semanas más le hubiesen permitido evitar incluso los arrastres. Pero en 38 jornadas la regularidad es la que manda y en el conjunto blanquiazul nunca se alcanzó, por todos los motivos citados.

De lo poco positivo del curso fue el continuo debut en Tercera de jugadores de la cantera, con Santa, Marcos y Barra como principales beneficiados.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos