Tejero aumenta su presión sobre IQ Finanzas

Matías conduce el balón en un lance del partido de entrenamiento. / MARIETA

El presidente anuncia una demanda por la filtración del contrato de gestión y mantiene que «o pagan o tienen que irse, es lo que se firmó»

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

Más madera en el horno del Real Avilés. José María Tejero aumenta la presión sobre IQ Finanzas y tras la filtración del contrato de gestión firmado el pasado mes de diciembre de 2016, ratifica lo que ya ha dicho en público, «o pagan toda la deuda o tienen que irse» y aprovecha para anunciar una demanda «por el incumplimiento de la cláusula 15 del contrato, la que se refiere a la confidencialidad del documento. Según Tejero, «ni yo ni nadie de mi entorno ha desvelado los términos del contrato. El medio de comunicación al que se filtró lo tendrá que desvelar ante el juez cuando se le pregunte».

En el contrato que ahora ya todos podemos conocer, se recogen las obligaciones y derechos tanto del Real Avilés CF SAD como de Real Avilés GD SL, empresa adquirida por IQ para gestionar el club. La propiedad del club aprovecha esa circunstancia para, en una nota oficial, insistir en sus argumentos y sobre los impagos en la escuela de fútbol, se dice que «el ámbito es todo el club sin excluir a nadie» y recuerda que «el ámbito -de la entidad gestora- es económico y deportivo, pero no federativo ni institucional. No se cede ninguna representación del club Real Avilés CF».

También se interesa en dejar al margen al presidente, dispuesto a presentar demandas a título personal: «Los intervinientes en la firma del contrato son el consejero del club -Julio César Scheilch- y el administrador de la gestora -Miguel Retamar-, para nada aparece el señor Tejero». Y sobre la responsabilidad económica, el club se remite a las cláusula del contrato de gestión: «Todas las deudas arrastradas eran y son de la gestora del Real Avilés GD SL, propiedad de Don Álvaro López, tal como se justifica en el ingreso para el pago de los pagarés de su sociedad a los futbolistas que denunciaron en la AFE».

La nota, que se inicia con «sorpresa» por la publicación del contrato, finaliza con un deseo de «normalización que no será posible hasta que la gestora salde las deudas».

En el grupo mexicano que gestiona el Real Avilés no daban crédito y recuerdan que «está pasando lo mismo que ocurrió cuando nos acusaron de hacer desaparecer del Suárez Puerta el cuadro de José María Tejero como presidente. Lo hicieron ellos y nos acusan a nosotros, como sucede ahora con la publicación de los términos del contrato».

Álvaro López no pudo dedicarle ayer mucho tiempo al asunto, ocupado durante la tarde -hora española- en reuniones de trabajo con su proyecto deportivo en el Tepatitlán de Morelos, uno de los dos equipos adquiridos en México. Pero los gestores, sobre las obligaciones del contrato firmado en diciembre, dicen que «en ningún apartado se cita que la escuela de fútbol es nuestra responsabilidad, y menos cuando no nos han dejado administrarla. También dice el contrato que gestionamos los ingresos, pero cuando llegamos no había un euro en caja y no se había pagado nada».

Más

Fotos

Vídeos