Real Avilés

El Real Avilés visitará al Covadonga con once jugadores del primer equipo

Manolo Fernández dirige el calentamiento del equipo en la sesión de ayer./PATRICIA BREGÓN
Manolo Fernández dirige el calentamiento del equipo en la sesión de ayer. / PATRICIA BREGÓN

Xiel lamenta la salida de Fonso por los impagos, pero asegura que «me debo centrar en los que están y tirar del equipo hacia adelante»

SANTY MENORAVILÉS.

El Real Avilés vive uno de los peores momentos de su decana historia. En la zona baja de Tercera División, con la afición resignada, los jugadores sin cobrar y dos bajas esta misma semana, el técnico blanquiazul Xiel intenta mantener la nave a flote antes de visitar mañana al Covadonga, uno de los mejores equipos de la categoría.

La sesión de ayer, en el regreso a los entrenamientos del primer equipo, fue diferente. Fonso, vestido de calle, cumplió con lo anunciado y acudió a La Toba 3 a despedirse de sus compañeros. Firmada la rescisión de su contrato, el futbolista cántabro ya está en su Santander natal, desde donde estudiará las múltiples ofertas que tiene encima de la mesa para continuar jugando esta temporada.

Con Thomas y Adrián lesionados de larga duración, a Xiel no le costó demasiado hacer la convocatoria tras el entrenamiento de ayer. Y es que el de Peñaullán cuenta en estos momentos con tan solo once jugadores del primer equipo, cuatro más del mínimo que exige la Federación para salir a competir. De esta forma, Lucas, Carlos Castro, Expósito, Domínguez, Chus, Pablo Tineo, Carlinos, Anselm, Luis Nuño, Adama y Coutado estarán acompañados en la lista por los habituales Barra (juvenil) y Santa (filial), además de por otros dos o tres jugadores pertenecientes a la escuela. «Estamos a la espera de saber quiénes son porque depende de cómo estén los equipos regional y juvenil, que también cuentan con poca gente».

En ese sentido, Xiel quiere agradecer «la predisposición que están teniendo entrenadores y jugadores para ayudarnos todo este tiempo, porque hay jugadores que están jugando sábados y domingo y se están dejando la piel. Les estoy muy agradecido».

Más triste está por la salida de Fonso, que unida a la de Vázquez deja la banda izquierda del equipo prácticamente huérfana. «Lógicamente su salida no nos viene bien, pero es de fuera y entiendo su decisión. De todos modos yo no puedo retener aquí a nadie y tengo que estar con los que continúan y tirar del equipo hacia adelante». Un equipo que descansa hoy y que mañana se mide a un Covadonga «difícil, de los mejores equipos de la categoría. Pero nosotros estamos compitiendo bien, los chavales están con ganas y sabemos que en fútbol puede pasar de todo. Intentaremos ganar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos