Real Avilés

El Real Avilés sigue en manos de Tejero

José María Tejero, a la derecha saludando al exdirector general del Avilés, Manuel Paulino Fernández, con el abogado del grupo gestor, Santiago Nebot, el pasado lunes momentos antes de la vista oral por la gestión celebrada en los juzgados de Avilés./PATRICIA BREGÓN
José María Tejero, a la derecha saludando al exdirector general del Avilés, Manuel Paulino Fernández, con el abogado del grupo gestor, Santiago Nebot, el pasado lunes momentos antes de la vista oral por la gestión celebrada en los juzgados de Avilés. / PATRICIA BREGÓN

El Juzgado deniega la medida cautelar pedida por los gestores para recuperar el control del club

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

José María Tejero mantendrá el control del Real Avilés después de que el titular del juzgado de Primera Instancia Número 3 de Avilés, Joaquín Colubi, haya denegado las medidas cautelares solicitadas por el Real Avilés GD, propiedad del grupo mexicano IQ Finanzas, para recuperar el control del club, que seguirá en las manos de su presidente y máximo accionista.

Tras la vista oral celebrada el lunes y el estudio de la documentación aportada por las dos partes, el juez considera acreditado el incumplimiento de obligaciones contractuales de los gestores del grupo IQ Finanzas. También se da por buena la decisión adoptada por parte de la propiedad del Avilés de romper de forma unilateral el contrato de gestión firmado en diciembre entre las partes. En el mismo se preveía expresamente que, ante el incumplimiento de cualquier obligación, la propiedad podía resolver el contrato extrajudicialmente, como así se hizo por dos veces en abril y en agosto mediante dos burofax a los que el grupo gestor no respondió en ningún momento.

Más noticias

Los incumplimientos que dan la razón legal al presidente del Real Avilés CF SAD son la no presentación de un presupuesto avalado antes del 15 de junio que cubriese posibles futuros impagos de la empresa gestora. También la falta del abono de los mil euros mensuales por el arrendamiento de servicios a la propiedad del club. El juez también señala que IQ Finanzas no acreditó que dichos incumplimientos proviniesen de otros anteriores.

Los impagos a la escuela de fútbol, origen del conflicto que ha derivado en los juzgados, no son tenidos en cuenta por el juez para denegar la cautelar a los gestores. Así se desprende de uno de los párrafos de la resolución. El auto judicial no impone costas por las «dudas» que tiene «ante la insuficiente aportación probatoria de ambas partes, reticentes a poner de manifiesto todas las vicisitudes contractuales y las relaciones mantenidas entre ellos, referentes a la gestión de la Escuela de Fútbol y abono de deudas».

José María Tejero ha ganado esta primera partida judicial, preludio de las que están pendientes. Al margen de las mutuas denuncias por las cerraduras del Suárez Puerta o el asalto al despacho de José Luis Tamargo, queda por ver las demandas que las partes han cruzado y que se resolverán en el procedimiento principal por la vía ordinaria cuando en los juzgados puedan atender el asunto. Tejero sale reforzado en su demanda de rescisión de contrato tramitada en su día desde el momento en el que un juez ha dado por ajustada a derecho la ruptura del mismo de manera unilateral y comunicada formalmente por burofax.

En cualquier caso y sin posibilidades de recuperar el control del club, el grupo gestor, que se queda sin un proyecto al que se había comprometido por cinco años, pedirá un reembolso económico a la propiedad en forma de daños y perjuicios. IQ Finanzas no pierde la esperanza de que la segunda batalla judicial sea favorable y pueda solicitar una rescisión económica. Por lo que se ha podido saber, Álvaro López no solo pretende recuperar el dinero invertido en el Avilés, más de medio millón de euros, y algo más que compense la imposibilidad de hacer el negocio que tenía pensado en el club blanquiazul.

Fotos

Vídeos