«El Real Avilés no me debe nada, pero es triste que tenga que salvarse así»

«El Real Avilés no me debe nada, pero es triste que tenga que salvarse así»
Omar Sampedro, ayer en la Plaza de España. / PATRICIA BREGÓN

Omar Sampedro fue el autor del gol que dio la permanencia al equipo blanquiazul y espera que «el club consiga cambiar»

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

Tuvo que ser un avilesino y exjugador blanquiazul el que ejerció de indirecto salvador del equipo de su ciudad, en el que estuvo en dos campañas con cara y cruz, la del 'play off' de ascenso a Segunda y la del descenso a Tercera, y al que guarda cariño: «En las vísperas del partido ya me preguntaron varios medios, como el vuestro, si además del deseo de ascender con el Langreo me llevaría un alegrón salvando de rebote al Avilés. Cuando terminó el partido con el Orihuela solo piensas en celebrarlo con tus compañeros y los aficionados del Langreo, aunque también hubo un espacio para recordar que el Avilés no bajaba a regional».

Omar Sampedro fue el héroe de Ganzábal y también en su villa natal ha recibido un montón de felicitaciones, aunque desde el Real Avilés nada le haya llegado mensaje alguno: «Tampoco hace falta, eso hay que darlo por supuesto. En todo caso el Avilés no me debe nada, lo que es muy triste para el tercer club de Asturias es tener que salvarse así».

No entra en los argumentos blanquiazules de justicia deportiva por eludir los tres últimos puestos para no merecer bajar, aunque el mirandino tiene claro que «no es normal que el equipo pase de luchas por ascender a estar a punto de descender. Lo que me gustaría es que el Avilés consiga cambiar y que vuelva al sitio que le corresponde. No parece que vaya a ser fácil, pero tampoco se puede seguir como este año».

Omar vivió las dos caras de la moneda en su estancia blanquiazul, rozó el ascenso y bajó con el equipo a Tercera. Su marcha al Marino y su fichaje por el eterno rival, el Langreo, le costaron algunos reproches en la afición avilesina, que ahora le debe una: «Son cosas del fútbol, los habituales debates. No puedes gustarle a todos, pero Omar siempre se deja todo en el campo y eso fue lo que hice en el Avilés, al que le deseo lo mejor».

Sigue en Ganzábal

Omar fue uno de los jugadores clave del Langreo. Marcó once goles y siempre aportó al equipo de Hernán Pérez, en el que seguirá una temporada más, renovación apalabrada antes del ascenso. Con 33 años tiene ilusión y cuerda para rato: «Volver a Segunda B después de tres temporadas en Tercera es un plus de motivación, a nivel personal y en el propio Langreo. Hay mucha ilusión en el club y en una afición que nos ha vuelto a demostrar que en los momentos importantes está ahí».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos