La sana envidia de Luis Nuño

La sana envidia de Luis Nuño
Luis Nuño en un entrenamiento en La Toba, entre Thomas, Santa y Gastón. / MARIETA

Ha pasado de luchar por ascender a verse abajo tras cambiar el Langreo por el Avilés

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

Después de dos años positivos y pese a una oferta para renovar su compromiso, Luis Nuño decidió al final de la pasada temporada dar un giro a su carrera al vincularse al proyecto del Real Avilés, su club de origen y en el que solo le faltaba jugar en el primer equipo. Declinó continuar en Ganzábal para demostrar sus cualidades en el Suárez Puerta, aunque el cambio le salió mal al delantero avilesino. Tras quedarse al pairo por la desaparición del proyecto de IQ y sin mejores opciones, decidió vincularse al equipo blanquiazul, con el resultado de todos conocido: impagos y un equipo que se debate en los puestos de descenso mientras los azulgranas volverán a jugar por el ascenso.

«Las cosas hay que aceptarlas como vienen. Tuve una propuesta para seguir, ellos querían que continuara, pero no salió y decidí fichar por el Avilés. De nada vale arrepentirse de las decisiones que tomas, aunque es cierto que puedo sentir un poco de envidia sana porque el Langreo está peleando por el campeonato y nosotros por no bajar».

La diferencia entre los dos equipos invita a pensar en que para el Avilés un triunfo sería no perder. El delantero asume ese razonamiento: «El Langreo es uno de los mejores equipos de la categoría y está en una buena racha, peleando por el título. En las circunstancias actuales un punto para nosotros sería bueno, aunque vamos a intentar ganar sabiendo que es muy complicado».

Luis Nuño ha vivido la pasión de los Langreo-Avilés en las dos últimas campañas desde el bando azulgrana. Ahora lo hace desde el blanquiazul, aunque ya no es lo mismo, deportiva y socialmente dadas las circunstancias en esta plaza: «Siempre hay rivalidad, pero está claro que este año no es igual. Todos estos años se han enfrentado con los dos equipos en la zona alta y las mismas aspiraciones de ascender». Lo que no cambia es la trascendencia de los puntos: «Ellos necesitan ganar para seguir peleando por el primer puesto y nosotros tenemos que salir de abajo como sea. Espero que salga un partido competido y en el que podamos estar a la altura».

Las motivaciones personales, pese a todo, ayudan a motivarse, en su caso o en el de Jairo Huerta, jugador cedido este invierno por el Langreo. El avilesino reconoce que «enfrentarte a un equipo en el que estuviste siempre tiene ese plus, pero en lo único que podemos pensar es en la importancia de sumar puntos, de poder dar la sorpresa y ganar». Con un gol de Luis Nuño, si puede ser mejor: «Eso sería lo de menos, pero claro que me gustaría marcar porque soy delantero. Lo hice en la primera vuelta en Ganzábal, aunque no sirvió de nada porque perdimos el partido».

Luis terminaba la sesión del martes con las miras puestas en un partido muy señalado y para el que Xiel podría recurrir a una defensa de tres centrales con dos carrileros, sistema con el que trabajó ayer incrustando a Santa con Thomas y Expósito, mientras Toni y Marcos ocupaban las bandas. Las dudas aparecen en la zona ancha y en el ataque.

Más Real Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos