La esperanza, lo último que se pierde

La esperanza, lo último que se pierde
Jairo Huerta, Luis Nuño, Pablo Coutado y Pablo Tineo en la sesión de ayer en La Toba. / MARIETA

Xiel reconoce que perder con el colista es «un golpe, pero no podemos rendirnos»

Nacho Gutiérrez
NACHO GUTIÉRREZAvilés

Tras perder con dignidad en la visita del Langreo al Suárez Puerta, el entrenador del Real Avilés afirmó al preguntarle por el siguiente partido, que «si no ganamos al Roces no merecemos estar en Tercera División». El equipo de Xiel no solo fue incapaz de ganar al colista sino que perdió y la permanencia está cada vez más difícil. El técnico reconoce que «perder en Roces ha sido un golpe muy duro, no lo puedo negar, era un partido que se tenía que ganar, pero hay que seguir intentándolo. Mientras tengamos opciones de salvarnos no podemos rendirnos, el equipo tiene todavía un partido menos y quedan puntos en juego para mantener la categoría. Pero claro, hay que ganar».

Hay que hacerlo, pero el Avilés no lo consigue si ante el último clasificado: «El equipo lo intentó, pero no salieron las cosas, eso es fútbol. Nada tengo que reprochar de la actitud de los jugadores en el campo, pero solo con eso no nos vale. Fue un partido muy igualado y en el que aún con un hombre menos atacamos y tuvimos un par de ocasiones, aunque seguimos sin acertar».

La trayectoria del conjunto blanquiazul casi no da ni para evitar las tres últimas posiciones, y con el Siero a diez puntos y el Llanera a once, parece claro que el Avilés solo puede aspirar con realismo a esquivar el descenso directo y esperar milagros. Xiel lo tiene casi asumido: «Lo primero está claro que es evitar que nos cojan los dos de abajo y superar el Lugones -está a tres puntos, con el coeficiente para el Avilés- y sumar todo lo que podamos, hay partidos que podemos ganar de aquí al final y los rivales directos también tienen un calendario difícil».

Como entrenador no puede tirar la toalla y hasta afirma que «la gente no está entregada, hoy mismo se ha hecho un muy buen entrenamiento. Hay que ser realista y saber que es difícil, pero nos quedan seis partidos y mientras tengamos posibilidades tenemos que trabajar para ganar». El jueves, en la visita al Valdesoto, el Avilés tiene la oportunidad de superar al Lugones y reducir en tres puntos la diferencia sobre el Llanera y el Siero para, al menos, estirar la goma y mantener un aliento que se apaga.

Más Real Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos