Real Avilés

«El Real Avilés es un equipo grande y tarde o temprano volverá a resurgir»

Omar Tranche, durante un partido con el Praviano./JONÁS PRAVIA
Omar Tranche, durante un partido con el Praviano. / JONÁS PRAVIA

El último fichaje blanquiazul, Omar Tranche, analiza la actualidad del equipo y asegura que «tengo muchas ganas de jugar»

SANTY MENORAVILÉS.

Que Omar Tranche (León, 1993) regrese a los terrenos de juego y se ponga por primera vez la camiseta del Real Avilés está cada vez más cerca. El delantero leonés, que comenzó a entrenarse a las órdenes de Xiel el pasado 29 de noviembre, tiene entre ceja y ceja el partido de la próxima semana frente al Siero, sabedor de que no podrá firmar su ficha como futbolista blanquiazul hasta el lunes, cuando el Praviano, su exequipo, tramite su baja.

«Aunque que me quedaría aquí ya se había decidido hace unas semanas, no se podía tramitar la ficha por el bloqueo que hubo de la Federación. Tengo muchas ganas de jugar porque no es lo mismo entrenar que competir, que es cuando verdaderamente disfrutas y te sientes futbolistas», explica el delantero, que competirá por un puesto en el equipo con hombres como Luis Nuño o Anselm.

Tranche, que lleva desde juveniles jugando en Asturias, está viviendo su primera experiencia a las órdenes de Xiel, decano de los banquillos de la región. «Él me conocía porque llevo varios años jugando en Tercera, pero aunque lo conocía personalmente, no había entrenado nunca con él. La verdad es que de momento están yendo muy bien las cosas», reconoce. El futbolista se define como «delantero centro», aunque no oculta que «ya he hablado con Xiel que puedo jugar en cualquiera de las cuatro posiciones de ataque. Lo importante es jugar», y eso es lo que hará dentro de dos semanas frente al Siero. De momento, el domingo acudirá a Santa Catalina a «animar al equipo» y a «resolver algún trámite que queda pendiente con el Praviano».

Un partido que será difícil, pues «ellos son un bloque consolidado desde hace varios años y en casa todavía no han perdido esta temporada. Nosotros vamos con bajas y será un partido difícil, pero lógicamente vamos a por los tres puntos». Conocedor de la situación actual del Real Avilés, Tranche no puede obviar que «el club no se encuentra en su mejor momento», pero recuerda que «el Real Avilés es un equipo grande y tarde o temprano volverá a resurgir. Las malas épocas vienen y se van, siempre pasa».

Lo que tiene claro el delantero es que «nosotros los jugadores nos tenemos que dedicar a entrenar y a jugar y pelear a muerte hasta final de temporada, para intentar dejar al equipo lo más arriba posible». Omar cree que «finalizamos el año en una buena dinámica de juego y resultados y la idea es continuar por ese camino». Leonés de nacimiento, el futbolista del Real Avilés llegó a Asturias en juveniles para estudiar el Grado de Magisterio por Primaria y Educación Física. Con la carrera acabada, el delantero se ha asentado en la región, pues «estoy muy a gusto, vivo con mi novia y actualmente me estoy sacando el asturiano, que es importante para poder dar clase».

El delantero realavilesino completó ayer una sesión de entrenamiento que finalmente no fue un partidillo frente al juvenil en el Suárez Puerta, pues los técnicos no pudieron juntar a veintidós futbolistas. Manolo Fernández fue el encargado de dirigir el ensayo, pues Xiel no pudo acudir al estadio por una gastroenteritis. Carlinos continúa sin entrenar «por su lesión de tobillo», explicó el segundo entrenador, y lo cierto es que el club visitará en cuadro el domingo al Praviano.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos