La lluvia obliga a suspender el Praviano-Avilés

La lluvia obliga a suspender el Praviano-Avilés

Los dos equipos querían jugar, pero el árbitro no vio el campo en condiciones

Nacho Gutiérrez
NACHO GUTIÉRREZAvilés

Praviano y Real Avilés se quedaron con las ganas de disputar el partido con el que esta tarde abrían la segunda vuelta. El campo de Santa Catalina se anegó en varias zonas, sobre todo en la banda que linda con los banquillos y la grada. En una de sus esquinas el charco era de varios metros y muy profundo, sin que un par de bombas de agua pudieran achicar el agua con tiempo suficiente para poder disputar el partido con luz natural. Aunque los dos equipos estaban por la labor de jugar, el árbitro de la Delegación del Nalón, Rodríguez García, decidió a las 16.10 horas, diez minutos después de la hora oficial del encuentro, que el mismo no se podía disputar en esas condiciones.

Aunque la lluvia había cesado en su intensidad a esa hora, la tromba que había caído antes encharcó de tal manera el campo de Santa Catalina que, a pesar de los esfuerzos del personal del club, fue imposible achicar el agua acumulada. Tanto el entrenador local, Julio Llanos, como el visitante, Xiel, estaban de acuerdo tras hablar con sus futbolistas en comenzar el partido mientras las pequeñas bombas de agua trabajaban en la zona más encharcada, pero el colegiado no cedió a la hora de aplicar el reglamento, decretando la suspensión, acogida con protestas por los aficionados que se habían dado cita en el recinto deportivo. El club tuvo la precaución de no cobrar entradas hasta confirmar si el choque se disputaba o se aplazaba, por lo que no hubo que hacer devoluciones de dinero.

De momento no se conocen posibles fechas para disputar el encuentro, con la posibilidad de hacerlo en uno de los días festivos de Semana Santa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos