Palacios insistió ayer en el trabajo defensivo del equipo

Adrián trata de encarar en el entrenamiento de ayer en La Tpba.
Adrián trata de encarar en el entrenamiento de ayer en La Tpba. / P. B.

El técnico prepara el partido de Siero con dos jugadores más de los que tuvo en el estreno

N. GUTIÉRREZAVILÉS.

Los ansiados y anunciados refuerzos no terminan de llegar por lo que Iván Palacios tan solo dispondrá el domingo en Pola de Siero con dos jugadores más con ficha del primer equipo de los que dispuso ante el Praviano, lo que dificulta la empresa de sacar un resultado positivo ante un equipo que, con toda seguridad, no será tan indolente como lo fue el ‘rojillo’ en el Suárez Puerta.

Si en el estreno liguero pudo contar con nueve, dos más del mínimo reglamentario, serán once de cara al compromiso de El Bayu, en el que también estaría el central Domínguez si llega el transfer desde Gibraltar hoy o a lo largo de la mañana de sábado. Y no todos van a ser titulares ya que Iván Palacios seguirá contando con el central del filial, Santa, y el lateral izquierdo juvenil, Barra, tras su buen rendimiento.

De esta forma podrá tener dos recambios del primer equipo para dosificar las fuerzas, porque es en el aspecto físico donde peor lo tiene el Avilés en su extraño, por calificarlo de algún modo, comienzo de temporada. El físico es, precisamente, uno de los fuertes del conjunto poleso que una campaña más dirige Aníbal López, por lo que Iván Palacios se esmeró ayer en la sesión del día en el trabajo defensivo.

El técnico tiene claro que estos primeros partidos son una especie de vía crucis por razones ya expuestas, y ante la visita al campo sintético El Bayu ante un rival de estilo muy definido, quiere reforzar la defensa considerando el estilo poleso y la presencia de un delantero de casi dos metros de altura como es Saha: «Ya lo conocemos, tanto a él como al Siero, que siempre es un equipo muy complicado de batir y que a buen seguro nos hará sufrir porque es lo que nos toca ahora».

Tanto en el partido del miércoles ante el equipo de Liga Nacional juvenil como ayer, Palacios trabaja en base a un once inicial que será casi con toda probabilidad el mismo del estreno del domingo, salvo que Anselm, un atacante reconvertido a lateral derecho, sea relevado por el específico Ángel Lavado, que llegó el lunes al grupo.

Palacios, que no se impacienta en el tema fichajes porque tiene asumido que no es fácil, repetirá sesión esta mañana en el sincrético número 1 de La Toba, para cerrar el trabajo preparatorio mañana sábado en el Suárez Puerta con la última sesión.

Fotos

Vídeos