Real Avilés

Real Avilés | «Que pague o que se vaya del Avilés»

Pepe Frana, segundo por la izquierda sentado, con sus directivos y el notario para registrar la transformación del club en SAD.
Pepe Frana, segundo por la izquierda sentado, con sus directivos y el notario para registrar la transformación del club en SAD. / J. GRANDA

El club tendrá a partir de hoy suspendidos todos los servicios federativos si a las 12 no se liquida el impago de 32.500 euros a catorce futbolistasJosé María Tejero afirma que «si Álvaro López deja la gestión tengo gente que resolverá las deudas»

NACHO GUTIÉRREZ AVILÉS.

La cuenta atrás se agota y sin apenas arena, el reloj marcará a las 12 horas de hoy el momento a partir del cual el Real Avilés tendrá suspendidos todos los servicios federativos, como la tramitación de las fichas de los futbolistas, si no se pagan o avalan 32.500 euros que el club blanquiazul adeuda a catorce jugadores de la campaña 2015-16, que denunciaron el incumplimiento de la última nómina mensual y los premios por objetivos. Sin que José María Tejero ni Álvaro López hayan modificado sus posiciones, todo indica que la Federación Española paralizará los derechos de inscripción del Avilés, tanto de su primer equipo como los de su escuela.

Aunque la consecuencia del que parece seguro incumplimiento con los pagos no conlleva ningún riesgo de descenso, el enrocamiento de las posturas de la propiedad del club y la gestión no tras nada bueno. Además del lastre que supondrá la imposibilidad de tramitar las licencias a efectos de captación de futbolistas en plena fase de mercado de fichajes, el pulso no solo se mantiene, sino que se radicalizan los recados que las dos partes de lanzan en las redes sociales o en los medios de comunicación.

«Que pague o que se vaya del Avilés». Es la frase que ayer pronunciaba José María Tejero, convencido de que a partir de hoy y hasta no se sabe el tiempo, el club tendrá en suspenso su vida federativa. Insiste en su argumento para trasladar a IQ Finanzas la responsabilidad de los pagos: «Lo sabe desde el primer día, que todos los contratos, del primer equipo, material deportivo, la escuela de fútbol y los pagarés, están a nombre de Real Avilés Gestión Deportiva, una sociedad propiedad de IQ. Son ellos los que incumplen, yo solo estoy esperando a que resuelvan las deudas o lo dejen».

El presidente no se muestra muy preocupado porque «no hay riesgo de descenso, algo que en ningún caso permitiría. De aquí al primer partido oficial pasarán muchas cosas, pero lo mejor que puede hacer Álvaro es irse si no quiere asumir la que es su responsabilidad. Se puede ir dando la espantada o dialogando, que no se preocupe de la deuda que a partir de ese momento será mi problema. Tengo gente para resolverla, pero que se vaya salvo que pague».

Al otro lado del charco, en México, Álvaro López también se reitera en lo afirmado días atrás sobre el abono de la deuda del ejercicio 2015-16: «Ya rebase mi presupuesto, no pagaré cosas que no nos corresponden». La gestor de IQ Finanzas se le ha recordado lo que afirmó en diciembre a su llegada al Avilés sobre hacerse cargo de los pagarés: «Dije que gestionaría que se pagaran porque sabía era importante».

Sin intención de hacerse cargo de los 32.500 euros denunciados en la AFE y que dejarán en suspenso todos los movimientos deportivos, el gestor del Avilés no ve posibilidades de acuerdos con la propiedad: «Solo aceptaría negociaciones que nos signifiquen ingresos y no aumentar nuestros gastos. No se puede negociar si los demás no te dan nada y solo te piden que sigas pagando todas y cada una de sus responsabilidades». Y sentencia que «lo que pueda pasar con el Real Avilés no será por culpa nuestra, que ya hemos gastado casi medio millón de euros sin ver a cambio nada más que problemas y descalificaciones».

Sin que haya acuerdo para hacer el pago, el Avilés quedará a partir de hoy en una especie de limbo, en el que lleva mucho tiempo con gestiones externas que los organismos federativos tachan de «empresas pantalla».

Más

Fotos

Vídeos