«Es una pena que la temporada se termine»

«Es una pena que la temporada se termine»
Xiel observa el lance entre Barra y Pablo Coutado en el entrenamiento de ayer. / MARIETA

Pablo Coutado, capitán del Avilés, dice que «el equipo está en el mejor momento, pero queda un partido»

NACHO GUTIÉRREZAVILÉS.

Al Real Avilés la mejoría en su concepto de equipo le ha llegado demasiado tarde, tanto que a una jornada del final no solo está ya en Regional Preferente a la espera de una hipotética repesca sino que hasta puede descender de forma directa si el domingo se tuerce el destino un poco más para el golpeado equipo blanquiazul.

Una mejoría del nivel competitivo que no se ha traducido estas últimas semanas en victoria, aunque el Avilés no ha vuelto a ser vapuleado como sucedía en el tramo inicial de la segunda vuelta, el que ha dejado este poso clasificatorio. Y cuando esto se acaba, al entrenador, a los futbolistas -la mayoría, vaya- se les va a quedar corta la temporada, aún con la carga añadida de los impagos. Pablo Coutado es uno de ellos: «Estamos en el mejor momento y que esto termine es una pena porque si dura un poco más... Ahora lo único por lo que podemos luchar es evitar el descenso directo y eso pasa por la victoria ante el Mosconia».

El capitán del Avilés es uno de los pocos jugadores que está en el equipo desde el principio y tiene fundamentos para hablar de los motivos de una situación impropia de un aspirante habitual al ascenso: «Desde el principio la temporada ha sido atípica. Cuando hay tantos desajustes en el equipo desde el primer día se ve reflejado en el campo. En estas últimas semanas, en las que hemos podido trabajar con estabilidad se ha notado en una mejoría del rendimiento, aunque los resultados no han sido justos en algunos partidos».

«Sabía que los pagos no iban a ser regulares, pero tampoco imaginas estos extremos»

Ese convencimiento en poder ganar y la realidad de tener un solo partido por delante produce en Coutado «mucha rabia e impotencia porque acabamos el domingo y ya no podemos hacer nada más ahora que es cuanto podemos». El jugador mierense es quizás el mejor ejemplo de ese plus que empieza a dar el Avilés por su actual estado de forma, que él mismo califica de «muy bueno».

Y es que Pablo Coutado ha sido a lo largo de la campaña uno de los jugadores sacrificados por necesidades del servicio, teniendo que amoldarse a otras posiciones para cubrir ausencias. Ha jugado de pivote, zona en la que no se maneja ni física ni posicionalmente, también escorado a las dos bandas de ataque, sobre todo en la derecha. Pero pocas veces pudo actuar en el puesto que mejor domina, el de enganche, justo en el que se mueve en estas últimas jornadas: «El sistema también viene bien a mis características, pero es cierto que estoy jugando en mi posición y se nota en el campo. Por circunstancias me tocó hacerlo antes en otros puestos y aunque siempre he intentado hacerlo bien me costó».

Coutado, que disputó una fase de ascenso «con la Gimnástica y nos quedamos fuera en la primera ronda», pone velas porque no hay mucha confianza en que Asturias logre subir a dos equipos, aunque él se muestra esperanzado: «Es difícil, los 'play off' no tienen nada que ver con la liga y todos los años lo vemos. Tienen que ayudar todos los factores porque son partidos a cara de perro. En mi opinión el Oviedo B tiene bastantes papeletas, tiene un equipo muy fuerte, con gente joven de talento que juega a otro ritmo. Los demás es un poco más lotería, depende de los rivales y como lleguen los equipos. Tengo confianza, espero lo mejor de los asturianos y que suban al menos dos de ellos».

Las vacaciones deportivas están a la vuelta de la esquina para los futbolistas del Avilés, que al margen de lo que ocurra al final, quedarán a la espera de recibir sus emolumentos: «Es lo que toca y lo asumimos, esperamos que el club cumpla cuando pueda y cobrar». Coutado supo las circunstancias que se podían dar con los pagos y legítimo es pensar que sarna con gusto...

«Entiendo lo que pueda pensar la gente, pero no esperas tampoco que los impagos se produzcan durante toda la temporada. Te pones en lo peor, pero no lo imaginas tan largo y que pueda llegar a estos extremos. Lo peor es para la gente de fuera, porque los que como yo vivimos en casa de nuestros padres lo podemos llevar mejor», dice tras cobrar la plantilla que capitanea tan solo dos mensualidades. «Jugar en el Suárez Puerta y con el Avilés es muy bonito, pero la temporada ha sido mucho más dura de lo que podía pensar cuando vine».

De la misma opinión que Coutado son los técnicos, Xiel y Manolo, que se han referido a ello: «Tardamos en tener la estabilidad necesaria para encajar todas las piezas. El equipo ahora compite bien y puede aspirar a ganar partidos, pero sabemos que no queda tiempo, hay que ganar al Mosconia y tener esperanza en la fase de ascenso», asume el veterano entrenador de Peñaullán, que ayer dirigió en el Suárez Puerta la primera sesión se la semana, en la que se reincorporó el portero Borja Piquero tras su ausencia en Llanera por un proceso gripal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos