El Comercio
Real Avilés

REAL AVILÉS

Una resolución judicial obliga al Real Avilés a pagar 6.000 euros a Dani Laviana por su lesión

Dani Laviana en un entrenamiento en el Suárez Puerta en su etapa como jugador del Avilés.
Dani Laviana en un entrenamiento en el Suárez Puerta en su etapa como jugador del Avilés. / MARIETA
  • El portero gijionés tuvo que costearse los gastos de una operación en el hombro izquierdo que el club no supo canalizar a través de la Mutualidad

La vida en el Real Avilés no es vida sin líos de todo tipo, sobre todo si son judiciales. El club blanquiazul vuelve a ser golpeado con una sentencia que obliga a cubrir los gastos de una lesión, en el hombro izquierdo, del que fue portero del equipo en la campaña 2014-15, Dani Laviana. Una mala gestión de la dolencia por parte del club, que no dio parte en tiempo y forma a la Mutualidad de Futbolistas, derivó en una demanda del futbolista, para recuperar los 5.985.78 que costó la intervención quirúrgica y los tratamientos posteriores de rehabilitación, dinero que Laviana pagó de su bolsillo.

En la sentencia Nº 128/2017 interpuesta en el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción Nº2 de Avilés, cuyo titular es Ricardo Badás Cerezo, se obliga al Real Avilés CF SAD a reparar el dinero invertido por su demandante. El abogado del club, Santiago Tejero del Río, hermano del presidente y máximo accionista, valora la posibilidad de recurrir la sentencia en segunda instancia y en la Audiencia Provincial de Oviedo. Lo más probable es que se opte por asumir el pago y evitar las costas de un segundo juicio tras no prosperar sus alegaciones en el Juzgado de Avilés. En ellas se trasladaba la responsabilidad a la empresa que entonces, 2014, gestionaba la entidad, Golplus a través de Real Avilés Nueva Gestión, alegato que no ha sido tenido en cuenta por el magistrado Badás Cerezo.

La historia del desencuentro entre Dani Laviana y el Real Avilés se inicia en julio de 2014, en los primeros días de pretemporada. Al portero gijonés se le sale de sitio el hombro izquierdo en un ejercicio de portería, siendo derivado a Por Tu Salud Clínicas, que entonces tenía un convenio con el club para el tratamiento de lesiones. Se le coloca el hombro y durante varias semanas realiza un tratamiento de fisioterapia y refuerzo de la zona, hasta tener el alta.

Dani Laviana vuelve a entrenarse con el equipo que entonces dirigía Josu Uribe, y en noviembre, en otro entrenamiento, el hombro de vuelve a salir de su sitio. Los servicios médicos del club diagnostican que la lesión solo puede ser reparada con intervención quirúrgica, que no es de su competencia, por lo que el club deriva al futbolista a la Mutualidad, dependiente de la Federación Asturiana de Fútbol. Pero ya es demasiado tarde y se deniega asumir la operación porque la dolencia no es reciente y ha sido tratada en una clínica privada, sin que el Real Avilés siquiera hubiese dado parte a la territorial de la lesión y su tratamiento inicial en la clínica que llevaba los servicios médicos del equipo blanquiazul.

Sin posibilidad de operarse bajo la tutela de la mutua sin costes para Dani Laviana por la torpeza de los responsables del club, el portero pide ayuda al Avilés para costearse una intervención que debe realizarse en la medicina privada. La negativa que recibe la obliga a costearse todos los gastos, que ascienden a casi seis mil euros y que ahora podrá recuperar con una sentencia judicial favorable a Laviana, que ha sido representado en este caso por el letrado ovetense Moisés Porto, del despacho ILM Abogados.

«Se hace justicia»

Dani Laviana y su abogado Moisés Porto, se daban por satisfechos con la resolución judicial, dictada el pasado 12 del mes en curso, junio. «Se hace justicia», viene a decir el futbolista, totalmente recuperado de aquella lesión: «Cuando el club me dejó tirado al no querer saber nada de la operación, me aconsejaron que pagase de mis ahorros todos los gastos, para poder seguir jugando, y que los recuperaría con el tiempo. Eso es lo que espero, porque me lesioné siendo jugador del Avilés y la razón por la que no dieron parte a la Mutualidad en un primer momento la desconozco. Lo que sé es que nadie quiso saber nada cuando el tema se complicó y no soy yo quien debe juzgar si el responsable es el club o los gestores», subraya Dani Laviana, comprometido con el Llanera de cara al próximo ejercicio.

El Real Avilés tiene un plazo para recurrir la sentencia de veinte días, aunque el propio presidente duda de la efectividad de alargar el proceso y elevar los gastos con nuevas costas judiciales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate