El Comercio
Real Avilés

La encrucijada del Real Avilés

Adrián Torre es el portero que pretende el Real Avilés.
Adrián Torre es el portero que pretende el Real Avilés. / MARIETA
  • IQ Finanzas quiere iniciar el nuevo proyecto del primer equipo, pero la incertidumbre sobre el futuro de la gestión es un escollo difícil de salvar

  • La demanda judicial llena de dudas a los futbolistas que están en el punto de mira

El Real Avilés se encuentra en una encrucijada, en una situación sonrojante para quienes sienten los colores y que asisten a una lucha interna que amenaza ruina. La demanda presentada por el máximo accionista de la sociedad, José María Tejero, para romper el contrato de gestión firmado en diciembre de 2016 con IQ Finanzas, no solo pone en jaque al club como institución sino que paraliza la formación de la plantilla del primer equipo.

Sin que se conozcan los plazos a los que atenerse para que haya una resolución judicial, y sin que se puedan hacer quinielas sobre el posible ganador de esta contienda, el mercado de futbolistas asturianos recibe propuestas del Real Avilés por dos vías, la de IQ Finanzas por medio de José Luis Tamargo, y la de la propiedad con Ulpiano Cervero, José Luis Díaz Xiel y Juan José Prendes.

Esta bicefalia deja situaciones rocambolescas, con jugadores a los que les ha llegado la oferta de unos y la de los otros. La incertidumbre es el sentir general de los futbolistas a los que pretenden los dos Avilés, el del Tejero y el de IQ Finanzas. Los nombres de los candidatos a lucir la elástica blanquiazul ya han trascendido y están en boca de todos. Algunos estarían esperando una llamada para firmar, pero la inseguridad se palpa en todos los futuribles. En la lista de refuerzos están tres efectivos del Langreo, el portero Adrián Torre, el defensa Álvaro Cuello y el medio Nacho Calvillo; dos del Lealtad, Mendi y Adrián Llano, ambos centrocampistas; dos del Caudal, los interiores Iván Fernández y el avilesino Félix Quero; y los delanteros Germán Fassani, del Condal, y Jairo Cárcaba, del Marino.

Ninguno de ellos ha renovado en su actual equipo y son varios los que firmarían con el Avilés si hay garantías. Álvaro López ha dado orden a José Luis Tamargo de ir cerrando los acuerdos que estén apalabrados a lo largo de la semana que empieza, empezando por el entrenador, Blas García. Pero la demanda de Tejero, que ya ha ganado el pulso de los pagarés con la sentencia de Cristian por los impagos de la pasada campaña, es una amenaza muy real, como lo es la grotesca situación que vive el Real Avilés.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate