El Comercio
Real Avilés
Xiel sería el entrenador del Avilés si Tejero vuelve a gestionar el club tras la demanda presentada contra IQ Finanzas.
Xiel sería el entrenador del Avilés si Tejero vuelve a gestionar el club tras la demanda presentada contra IQ Finanzas. / MARIETA

REAL AVILÉS

«El Avilés no descenderá aunque haya impagos»

  • «Los jugadores han firmado con la empresa que lo lleva, no con el Real Avilés, que volveré a gestionar sin problema», afirma José María Tejero

El pulso entre la propiedad del Real Avilés y el grupo que gestiona el club desde diciembre ya está en los juzgados, pendiente de una resolución que amenaza con ir para largo y poner en cuestión el nuevo proyecto deportivo. Tras la decisión de IQ Finanzas de frenar la planificación del próximo ejercicio, y la de aplazar la liquidación económica de la temporada, la amenaza de descenso administrativo por los impagos a los futbolistas de la primera plantilla «no supondría perder la categoría», sentencia José María Tejero.

«Los futbolistas tienen sus contratos firmados con Real Avilés Gestión Deportiva», la sociedad con la que IQ Finanzas gestiona la entidad, «y no con el Real Avilés Club de Fútbol. En el caso de que llegasen denuncias en la AFE, nos encargaremos de aportar la documentación pertinente para aclarar que el club no es responsable de los impagos».

Con estas palabras el presidente del Avilés y máximo accionista despeja las dudas sobre la categoría en la que militará el Avilés la próxima temporada. También tiene preparado el plan B para el caso de que el proceso se dilate e impida formar un equipo para salir a competir: «De momento la plantilla cuenta con once futbolistas con contrato, y tenemos la cantera». También tiene el entrenador: «En el contrato de Xiel se especifica que puede entrenar a cualquiera de los equipos, el de Tercera División o de la cantera».

El máximo accionista aún confía en que «Álvaro López asuma lo que firmó en diciembre y eso supone asumir todos los pagos, en el primer equipo y en la escuela, los de esta temporada y lo que falta de la anterior. Está firmado en el contrato y eso es lo que reclamamos en la demanda. No hay más vueltas que darle, si quiere seguir gestionando el Real Avilés tiene que pagarlo todo». Si el proceso le da la razón, afirma que «volveré a coger la gestión como hice el año pasado, no tengo ningún problema».

Tejero no entra en cifras, «eso lo saben ellos», pero recopilando todo lo que ha ido surgiendo y lo que ya estaba en el capítulo de gastos por pagar, supera con creces los cien mil euros. Manejando cantidades aproximadas y siempre extraoficiales, se reclaman unos 40.000 euros a Kelme por las equipaciones, otros 40.000 de los pagarés para liquidar el ejercicio anterior, tanto en el primer equipo como en la escuela, que suma los impagos de la actual campaña desde febrero, con unos 15.000 euros, y la última nómina del primer equipo, que sube a 30.000 euros.

Unas cifras mareantes pero que son la realidad de un Avilés cuyo destino inmediato está en manos de los jueces sin que se conozca el tiempo que se tardará en solucionar la demanda. Los servicios jurídicos de IQ quieren ver los términos de la demanda cuando llegue a sus manos, algo que puede tardar cuatro-cinco días. El demandado dispondrá a partir de ese momento de veinte días para presentar sus alegaciones. De momento Álvaro López lo ha parado todo y quizás la próxima semana, una vez examinada la demanda, el gestor del grupo mexicano se pronuncie sobre su plan de actuación.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate