El Comercio
Real Avilés

El Avilés no puede esperar más para aclarar su proyecto

Recuperar la categoría perdida es el objetivo en juveniles.
Recuperar la categoría perdida es el objetivo en juveniles. / MARIETA
  • IQ Finanzas trabaja con el primer equipo, pero las plantillas de la escuela las está confeccionando el equipo de trabajo del máximo accionista

La semana de depresión tras el fracaso en el 'play off' ya ha pasado y es el momento de iniciar el nuevo proyecto deportivo en el Real Avilés, tanto en lo se refiere al primer equipo como en la escuela de fútbol. IQ Finanzas, por boca de su máximo responsable, Álvaro López, ha dicho que seguirá al frente de la gestión, restando importancia a la demanda que tiene previsto presentar la propiedad del club. Pero esa opción siembra dudas por doquier sobre lo que nos deparará la nueva temporada, con el enfrentamiento entre gestor y propiedad sin resolver con un acuerdo amistoso que restablezca la paz institucional.

La confusión sigue imperando en cuanto al futuro del nuevo proyecto, que IQ Finanzas quiere abarcar en sus dos ámbitos, el del primer equipo y el de la cantera. Pero alega que no puede administrar lo segundo sin ataduras. La realidad es que mientras José Luis Tamargo ha iniciado el proceso de construcción de la plantilla de Tercera División, con altas y bajas, ofertas de renovación, posibles fichajes y elección de nuevo entrenador en la persona de Blas García, en la cantera el gobierno está en manos del equipo de confianza de José María Tejero.

Y es que con la mayoría de competiciones finalizadas o a punto de hacerlo, todos los clubes se afanan en confeccionar sus plantillas, y las de la escuela de fútbol del Real Avilés las están confeccionando el actual director de la cantera, José Luis Díaz Xiel, y el hombre de confianza del máximo accionista, Ulpiano Cervero, a la sazón presidente del juvenil Atlético Avilés. Con algunos entrenadores ya escogidos, han venido manteniendo distintas reuniones con futbolistas y sus padres para su incorporación a la escuela blanquiazul, tanto en lo que se refiere a juveniles como el resto de categorías, en algunas con problemas por la marcha de algún entrenador con el que se van varios jugadores.

Demanda pendiente

José María Tejero aseguró la semana pasada que estaría encantado de la continuidad de IQ, «siempre y cuando pague todo lo que debe en la escuela. Si no es así estará incumpliendo el contrato y presentaremos la demanda». El grupo gestor pagó las deudas con la cantera a su llegada, pero a partir del mes de febrero dejó de cumplir con los pagos, tanto a los entrenadores como a los responsables de la dirección y a los futbolistas del filial. Álvaro López no asume algunos pagos, y menos que IQ Finanzas no pueda gobernar la escuela a su manera, con un director nuevo, Raúl González, que debería estar ya liderando el nuevo orden en la cantera y que sigue a la espera.

La falta de acción y el paso de los días impide que el entrenador avilesino regrese a su club de toda la vida para ponerse al frente de una escuela que dirigió en sus inicios y a la que estuvo a punto de volver de la mano de José Luis Tamargo hace unos meses. El pulso que mantienen el presidente del Avilés y el responsable de IQ Finanzas impide dar el paso y normalizar la situación en un Avilés bicéfalo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate