El Comercio
Real Avilés

Lágrimas de 'play off' en el Real Avilés

El último varapalo al Real Avilés, ante el Cristo, aún escuece por lo reciente.
El último varapalo al Real Avilés, ante el Cristo, aún escuece por lo reciente. / MARIETA
  • Los tres últimos intentos de subir a Segunda B han sido un fracaso ante rivales de perfil modesto y los partidos de vuelta en el Suárez Puerta

  • Salió perdedor en siete de las nueve eliminatorias de ascenso o permanencia que disputó desde 1997

Se cumple una semana del mar de lágrimas en el Real Avilés al caer eliminado en la primera eliminatoria por el ascenso a Segunda B. Era la tercera ocasión en la que con todos los factores a favor -rival modesto y partido de vuelta en casa- el equipo blanquiazul caía de bruces en el Suárez Puerta.

Y es que al Avilés, tanto en Tercera División como en Segunda B, no se le dan bien las eliminatorias directas, las de ascenso o las de permanencia. El dato es revelador: de nueve eliminatorias a doble partido solo ganó dos.

La primera de las que superó fue en la temporada de estreno de José María Tejero en la presidencia, la de 1997-98. Y no fue para ascender a Segunda División sino para la permanencia en Segunda B. Fue ante el Zamora y tras un 0-0 en el Muro de Zaro, el equipo entrenado por Raúl González se impuso en el partido de vuelta en La Vaguada por 1-3, goles Urízar y Fidalgo, en dos ocasiones. El premio fue la permanencia y el castigo para Raúl ser relevado por Paco Parreño.

El otro éxito fue sonado, al tumbar el Avilés al Cartagena en la primera ronda del 'play off' de ascenso a Segunda División en la campaña 2013-14. El conjunto dirigido por Josu Uribe barrió al poderoso conjunto murciano, con un 1-3 en la ida completado en casa con un 2-0 que disparó unos sueños rotos en Llagostera dos semanas después. Tras ganar 2-0 en la ida, un inexplicable 3-0 en tierras catalanas supuso una dolorosa eliminación de un Avilés que estaba para jugar en Segunda.

Pero no fue, por desgracia, el único golpe encajado en la muy castigada afición avilesina. En la campaña 1999-2000 el conjunto blanquiazul cayó en la promoción por la permanencia con un equipo casi para ascender que Tejero puso en manos de Ángel Herrero, cesado tras caer en primera ronda con el Talavera.

Una eliminatoria aciaga que ya se puso cuesta arriba en la ida con el 3-1. En el Suárez Puerta el 1-0 se quedó corto y el Avilés pasó a la segunda y definitiva eliminatoria, ante el Novelda alicantino, ya con el rocambolesco cambio de entrenador con Isidro Caballero y Luis Mingote en el banquillo. Tras el 1-0 de Novelda, el 1-1 en un Suárez Puerta lleno hasta los topes en partido de puertas abiertas, supuso el descenso a Tercera División, que pudo evitar el madrileño Edu cuando con 1-0 forzó y falló un penalti que dio pie a la reacción alicantina y el gol de Benja que hundía al equipo avilesino.

En la era 'moderna' del Avilés, con la etapa de las gestiones externas, el signo de las eliminatorias no ha podido ser más negativo. El experimentado primer equipo de Golplus, campaña 2011-12, se estrelló con el modesto equipo sevillano del Coria del Río, empatando sin goles en la ida y a dos en la vuelta en un Suárez Puerta que se había enganchado al Avilés en el primer año sin Tejero a los mandos del proyecto. Fue un duro golpe que se acrecentó con la compra de plaza en Segunda B, que tuvo el efecto contrario a nivel social.

El siguiente revés llegó en la rocambolesca temporada 2014-15 que inició Golplus y acabó Amber Care de John Clarkson. Fue una eliminatoria por la permanencia en Segunda B que el Avilés perdió con el Eldense alicantino, el equipo de las apuestas ilegales de esta temporada. El vergonzoso 1-4 de la ida en el Suárez Puerta dictó sentencia haciendo inútil el 2-3 en Elda.

Los dos últimos tragos vividos en el Avilés no han sido menos amargos. Hace un año, el equipo de Pablo Lago caía tras una dramática tanda de 24 penaltis ante el modesto Lagun Onak, que repitió el 'coriazo'. No contento con tropezar dos veces en la misma piedra, el Avilés se la pegó hace una semana de nuevo frente a otro equipo modesto, de un barrio palentino, el Cristo, que debutaba como los anteriores en los 'play off'. El Suárez Puerta, curado ya de tanto espanto, se desalojó con la resignación que algún día se convertirá en rebelión.

Cuando las fases de ascenso se disputaban con el formato liguilla el Avilés vivió un cara y cruz. En la campaña 1995-96 el equipo de Quirós no pudo subir a Segunda B en su grupo con Levante, Córdoba y Ferrol, y en la 2000-01 el conjunto de Xiel ascendió a Segunda B en el grupo que formó con Palencia, Navalcarnero y Compostela B.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate