El Comercio
Real Avilés

Paco Parreño se emociona en su despedida de la plantilla

Parreño, Blas, Dani Castro y Félix Rodríguez.
Parreño, Blas, Dani Castro y Félix Rodríguez. / MARIETA

El día después de la eliminación del 'play off' fue una especie de copia de lo vivido un año antes, con un triste despedida de cuerpo técnico y futbolistas en el vestuario del Suárez Puerta. Allí, como doce meses atrás, se le daban vueltas a lo sucedido antes de los hasta pronto o el adiós definitivo, el primero de Paco Parreño, quien volvió a emocionarse con el cariño recibido de parte de los que fueron sus jugadores durante poco más de un mes de trabajo. Sin esperar un minuto, el técnico cordobés, que anunciaba el mismo domingo su retirada de los banquillos tras este fugaz y desafortunado regreso, cogía el coche para regresar a Alicante, donde reside.

El entrenador cordobés se había citado con su cuerpo técnico y los futbolistas a las 10.30 en el estadio. Durante unos minutos estuvo solo, visualizando quizás el partido y las ocasiones falladas. Acompañado por su segundo Blas García y Dani Castro, entrenador de porteros, que a expensas de la nueva gestión podría seguir en el cargo ya que fue elegido por Tamargo con el cambio de entrenador. Los tres se encerraron unos minutos en el vestuario con los futbolistas, que dedicaron un aplauso a Parreño: «Me han hecho llorar», dijo al despedirse de los periodistas.

También algunos futbolistas dijeron adiós definitivamente, aunque todos, los que siguen y los que no lo harán, recogieron sus botas del vestuario, siempre bien ordenado por Lemus. Rostros muy serios al abandonar el estadio en el que vivieron la cara amarga del fútbol.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate