El Comercio
Real Avilés

«Es un palo muy duro para todos y me marcho de Avilés destrozado»

Paco Parreño, Tejada, Quico y Blas García, durante el partido.
Paco Parreño, Tejada, Quico y Blas García, durante el partido. / MARIETA
  • Paco Parreño anuncia su retirada de los banquillos tras la eliminación del conjunto blanquiazul ante el Cristo Atlético

Con lágrimas en los ojos y muy afectado, Paco Parreño no sólo analizó ayer en rueda de prensa la eliminación de su equipo a manos del Cristo Atlético. El técnico cordobés anunció también su retirada de los banquillos. «Este ha sido el último partido de mi carrera, y me voy destrozado por los jugadores y por toda la gente de Avilés». Y es que el andaluz reconoció no haber cumplido el objetivo. «Vine para lograr el ascenso y no lo he conseguido, así que asumo mis errores».

El fútbol le debía una y, lamentablemente, «me iré al otro barrio con ella sin cobrar, porque no voy a entrenar más». Una decisión que no tomó en caliente. «Todo dependía de este 'play off' y con la eliminación no tengo dudas». Parreño se deshizo en elogios hacia la plantilla, pues «en el trabajo diario han sido magníficos. Los he hecho sufrir y han entrenado muy bien. Nos ha faltado experiencia y acierto en determinadas fases de la eliminatoria, pero se lo han dejado todo en el campo. El trato con la plantilla es lo mejor que me llevo de esta etapa».

Tras dejar claro que «en estos momentos no estoy capacitado emocionalmente para dar demasiadas explicaciones, y realmente lo que ha pasado ya no tiene solución», el cordobés reconoció que «encajar un gol tan pronto fue una losa demasiado grande para el equipo, porque en los primeros minutos tuvimos buenas llegadas y de marcar el partido hubiese sido totalmente distinto». A partir del 0-1 «nos pudo la ansiedad y jugamos más con el corazón que con la cabeza».

Con todo, Parreño añade que «su portero hizo dos paradas impresionantes y creo que generamos las ocasiones suficientes como para haber llegado a la prórroga, sin menospreciar ni mucho menos al rival, porque han disputado una gran eliminatoria». Cuestionado sobre el posible penalti a Luismi en el último minuto de partido, el cordobés no quiso echar más leña a la hoguera. «Desde mi posición no lo vi y no quiero culpar ni mucho menos al árbitro de la eliminación».

Lolo Infante, entrenador del Cristo Atlético, compareció ante los medios de comunicación muy emocionado. No en vano, tras clasificarse por sorpresa para el 'play off', su equipo acababa de realizar el segundo milagro del curso. «Creo que hemos sido merecedores del pase ante no un digno rival, sino todo un equipazo, con jugador como Álex Arias por los que merece la pena parar una entrada. Tienen mucha calidad, juegan muy rápido y en el segundo tiempo sufrimos mucho, pero el gol de la primera nos dio mucha vida», analizó.

Infante agradeció el trato de «prensa, directiva y afición del Real Avilés, un club al que la Tercera División se le queda pequeña, y les deseo mucha suerte para el futuro. Que la gente les siga apoyando». De cara a la siguiente fase, el técnico palentino pide «un rival cercano. La Gimnástica de Torrelavega o el Sporting B estarían muy bien. El equipo está muy ilusionado».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate