El Comercio
Real Avilés
Dani Gutiérrez, ayer, en su casa de Grado.
Dani Gutiérrez, ayer, en su casa de Grado. / LVA

«Gane quien gane tendré motivos para celebrarlo»

  • Daniel Gutiérrez, socio del Avilés, exjugador del Ensidesa y familiar de David Nieto, presidente palentino, piensa que los locales son favoritos

Daniel Gutiérrez tendrá mañana el corazón partido. Avilesino, exjugador del Ensidesa y socio del Real Avilés como veterano del cuadro granate, es también primo del presidente del Cristo Atlético, David Nieto. «No me preguntes con quién voy porque no puedo contestar. Por un lado me tira el ser avilesino y por otro la familia», comenta entre risas. Lo que sí ha hecho es acoger en su casa tanto al presidente palentino como a su esposa, además de protagonizar una comida familiar en tierras avilesinas. Mañana, estará en el Suárez Puerta. «He ido cuatro o cinco veces ya este año y el partido del domingo no me lo perderé», asegura.

Daniel jugó en el filial del Ensidesa dos temporadas, hasta que en la campaña 73-74 pasó a formar parte del primer equipo. Posteriormente se fue a hacer la mili y al regresar se marchó cedido al Turón, donde jugó una temporada más, tras la cual se retiró ante la dificultad para convertirse en profesional. Concretamente, en jugador del Sporting. No ha visto nunca al Cristo Atlético pero sí al Real Avilés, equipo que a su juicio debería pasar la eliminatoria. «Por plantilla, por presupuesto y por historia no debería haber problema, lo que pasa que el Real Avilés no está jugando bien esta temporada», lamenta.

Desgraciadamente, uno de los partidos de esta temporada en el que estuvo presente fue frente al Condal. «Me tuve que ir antes del final porque aquello era imposible de ver. Es increíble que un equipo con los jugadores del Avilés jugase tan mal. Y la verdad es que en ninguno de los que fui a ver me convenció. Lo lógico es que ante 'chavalinos' que cobrarán 400 euros el que más, son jóvenes y estudian o trabajan, acaben pasando la eliminatoria. Lo contrario sería una sorpresa», admite.

Daniel, que ha conocido los mejores momentos de la historia del club blanquiazul en Segunda División, lamenta la situación actual. «El Real Avilés es un equipo como mínimo de Segunda B. En Tercera debería arrasar. Por ciudad, por historia... por todo. Nunca imaginé que se iba a enfrentar al Cristo Atlético. Pero bueno, ahora mismo está en Tercera División y su objetivo debe ser el ascenso». El avilesino no quiere aun así cargar las tintas contra el banquillo, ni contra Pablo Lago ni contra Parreño. «La culpa no la tiene solo el entrenador. Las cosas raras que pasan en el club tampoco ayudan».

Sea como fuere, el exjugador del Ensidesa ocupará su asiento mañana en el Suárez Puerta con el corazón dividido, de tal manera que pase lo que pase tendrá motivos para celebrar el resultado. Si pasa el Real Avilés, disfrutará de otra ronda de 'play off', y si lo hace el Cristo podrá abrazar a su primo, un David Nieto que está realizando una gran gestión con pocos recursos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate