El Comercio
Real Avilés

REAL AVILÉS

Real Avilés | Choque de trenes en el Suárez Puerta

Los jugadores del Real Avilés, durante el entrenamiento de ayer en el Suárez Puerta.
Los jugadores del Real Avilés, durante el entrenamiento de ayer en el Suárez Puerta. / PATRICIA BREGÓN
  • El conjunto blanquiazul ha perdido dos partidos en dos años como local, y el palentino sólo se ha quedado sin marcar fuera dos veces este curso

  • Real Avilés y Cristo Atlético, fiables en casa y a domicilio respectivamente, velan armas para una final

Aunque por nombre, por historia, por jugadores y por posición en liga el Real Avilés es superior al Cristo Atlético, lo cierto es que los palentinos mostraron más cosas sobre el terreno de juego que los blanquiazules en el partido de ida. Un encuentro en el que los de Lolo Infante fueron superiores y se merecieron el triunfo. Sin embargo, falta el encuentro de vuelta, el definitivo, que se disputará el domingo a las 18 horas en el Suárez Puerta, territorio realavilesino.

Hasta hace un mes, el rendimiento del Real Avilés en casa estaba siendo para enmarcar. No en vano, el conjunto blanquiazul no perdía en el Suárez Puerta desde el 23 de mayo de 2016, cuando cayó derrotado por el Eldense (1-4) en el partido de ida de la promoción por la permanencia en Segunda B. Desde entonces, seis empates pero ninguna derrota, hasta el pasado 13 de abril. Hace poco más de un mes, el Tuilla (0-1) truncó una racha de casi dos años consecutivos sin perder, un resultado desfavorable que precedió a la que tuvo lugar frente al Condal, el más duro sin duda desde que el Real Avilés regresó a Tercera, y para más inri en el primer partido de Parreño como técnico.

Sensación de igualdad

Por tanto, aunque los realavilesinos siguen siendo favoritos ante cualquier rival siempre que juegan en casa, la victoria frente al Colunga en la última jornada liguera no ha acabado de disipar unas dudas que aumentan cuando se analizan los números del Cristo Atlético a domicilio. En lo que ha sido la mejor temporada liguera de su historia, los palentinos sumaron once victorias fuera de casa de los diecinueve encuentros de liga disputados, y de los veintitrés triunfos logrados en la campaña. «Hemos hecho muy buenos números fuera de casa, no tengo ningún miedo al partido en Avilés. Sé que nos marcarán algún gol, pero nosotros a ellos probablemente también lo hagamos», reconoce el técnico Lolo Infante.

El entrenador palentino sabe de lo que habla, ya que los suyos son una plantilla muy goleadora, que fuera de casa ha marcado en todos los campos que ha visitado salvo en dos, en Zamora y en Salamanca. «Mi equipo no sabe esperar a defender, no sabemos perder el tiempo, dar patadas ni administrar los tiempos de forma previsible. Son muy honrados en el campo», explica Lolo Infante, orgulloso de los suyos. «Nosotros no sabemos jugar con el resultado», agrega.

Por este motivo y por salir siempre a ganar los encuentros, han perdido partidos en los minutos finales. El Numancia B se impuso en el minuto 85 (3-2) de partido mientras que el Zamora hizo lo mismo en el 84 (1-0). «Por este mismo motivo, dimos la vuelta al marcador ante el Avilés y no nos conformamos con el empate», señala.

El resultado sin goles beneficiaría a los morados, que pasarían la eliminatoria en caso de que ningún equipo lograse hacer gol, gracias al marcador de 2-1 de La Balastera. «Solo hemos firmado tres empates sin goles esta temporada. Creo que eso es culpa mía porque no sé aguantar nunca un partido con 0-0, sin intentar ir a ganar el encuentro», reconoce.

Regresando a los números del Real Avilés, la mayoría de resultados cosechados en los 19 encuentros disputados este curso en el Suárez Puerta le darían el pase a la segunda ronda del 'play off' de ascenso a Segunda B. Sólo no lo harían el 0-0 frente al Langreo, el 0-0 contra el Sporting B, el 0-1 ante el Tuilla y obviamente la derrota sufrida en la visita del Condal (1-3). A la prórroga llevarían los 2-1 firmados ante Mosconia, Lugones y Llanes.

Paco Parreño es muy claro al respecto de qué partido quiere para el domingo. «Quiero que los jugadores salgan, huyendo de la ansiedad, a jugar en campo contrario y a apretar al rival. Es importante enganchar a la gente desde el primer minuto para que nos lleven en volandas y para eso hay que generar ocasiones. Centros, remates... si creamos una ocasión cada quince minutos no nos vale». Y, eso sí, aunque el Real Avilés necesita marcar, el preparador cordobés nunca se olvida de recordar que «es fundamental dejar nuestra portería a cero».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate