El Comercio
Real Avilés

Un debutante con piel de cordero

Aitor y Camilo celebran el gol ante el Mirandés.
Aitor y Camilo celebran el gol ante el Mirandés. / MARTA MORAS
  • Aunque no cuenta con nombres muy destacados, practica un fútbol vistoso y ha dejado en la cuneta a equipos como el Zamora

  • El Cristo Atlético disputará esta temporada su primer 'play off' de ascenso

El primer rival del Real Avilés en el 'play off' de ascenso a Segunda B, el Cristo Atlético, es un conjunto procedente del popular barrio palentino de El Cristo, fundado en 1985. Pese a que su campo de juego habitual siempre fue el Municipal del Otero, de hierba sintética, desde la temporada 2012-2013, con la desaparición del Palencia, disputa sus encuentros en el estadio de La Balastera, con capacidad para más de 8.000 espectadores y una instalación envidiable.

Hasta la presente campaña, su mayor logro había sido un octavo puesto en Tercera División, donde acumula ocho temporadas en toda su historia. Sin embargo, estos números no hacen más que convertir al cuadro palentino en un lobo con piel de cordero, pues esta temporada ha conseguido superar en liga a equipos con más presupuesto como el Zamora o el Ávila.

En su debut en un 'play off' de ascenso a Segunda B esperan emular al Lagun Onak, que el año pasado sorprendió al Real Avilés pese a tratarse de un equipo muy humilde y con un presupuesto muy inferior. No en vano, los vascos han luchado por no descender esta temporada. En cuanto a su plantilla, no hay nombres destacados, siendo su máximo goleador el delantero Camilo, que en la liga regular ha sumado 14 tantos, por los 11 logrados por el medio Adrián.

Su estilo de juego es atrevido, les gusta tener el balón y no lo dudan a la hora de enlazar ataque tras ataque, aun con los riesgos que ello conlleva. De esta manera, aunque no ha llegado a las cifras ofensivas de equipos como la Gimnástica Segoviana, el Atlético Astorga o Unionistas de Salamanca, el cuadro palentino ha firmado la nada desdeñable cifra de 73 goles a favor en 38 partidos, aunque también es cierto que ha encajado 35, un número bastante elevado para un equipo que quiere ascender, aunque curiosamente similar al del Real Avilés, que este año no ha sido tan sólido como el pasado.

En cualquier caso, este cariz ofensivo del Cristo Atlético y que el partido de ida se dispute en un campo de grandes dimensiones y con un buen césped como La Balastera, convierte en más favorito si cabe al Real Avilés, que pese a ello no se debe confiar y sí recuperar en tiempo récord su mejor versión, la cual lleva varias semanas sin mostrar. Los blanquiazules deben aprender de los errores del año pasado y demostrar el nivel de la plantilla.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate