El Comercio
Real Avilés

Premio añadido para el Real Avilés

Dani Girol, a la izquierda, trata de jugar el balón con Usillos en el suelo y Zucu ante los locales Palazuelos y Dudi.
Dani Girol, a la izquierda, trata de jugar el balón con Usillos en el suelo y Zucu ante los locales Palazuelos y Dudi. / MARIETA
  • Su victoria ante el Colunga y la derrota del Tuilla permiten al equipo blanquiazul terminar segundo

  • Discreto partido de los avilesinos ante un rival que jugó en inferioridad desde los 25 minutos y que solo se hundió tras una segunda expulsión

El Real Avilés logró en la última jornada el premio de consolación tras quedarse sin posibilidades de pelear el campeonato, y afrontará las eliminatorias de acenso a Segunda División B como segundo clasificado, tras ganar al Colunga (4-1) y recibir buenas noticias de Mareo, donde el Sporting B remontó al Tuilla (3-1) permitiendo a los blanquiazules sobrepasar al equipo arlequinado, que baja a la cuarta plaza superado por el Langreo. El Avilés tiene premio complementario, ya que la próxima temporada disputará la Copa del Rey reservada a los campeones de grupo de Tercera, competición en la que no participan los filiales, en este caso el Sporting B, que ha sido el mejor y al que se agradece el triunfo de ayer. Los cuatro equipos asturianos quedan pendientes de conocer esta tarde el nombre de su rival en la eliminatoria.

El Avilés, como segundo clasificado, se medirá a un cuarto, con la ventaja de jugar el partido de ida fuera y el de vuelta en casa, pero tendrá que mejorar el equipo de Parreño y Blas para el momento definitivo de la temporada sobre lo visto ayer ante el Colunga, al que despachó en un partido muy discreto. No pasó del aprobado raspado en su juego, permitió a su rival adelantarse en el marcador y estar vivo en el partido desde el minuto 25, cuando se quedó en inferioridad por la expulsión de Busta. Y solo cuando el Colunga se quedó con nueve futbolistas, tras sufrir una segunda expulsión en el minuto 83, los locales pudieron ampliar la victoria.

El nuevo cuerpo técnico blanquiazul introdujo alguna variante dentro de su once base. Como en la etapa anterior, son los cuatro puestos de ataque los que siempre generan dudas y ayer apostó por Marcos Torres por Matías y Nacho Méndez en el enganche, en el que Paco Parreño ha probado todas las opciones. La de ayer era una apuesta por tener el balón, pero no era el día. Para complicar el partido, el Colunga se adelantaba a los 14 minutos en un gran gol de Naya, definiendo de vaselina ante la salida de Guillermo, tras error previo de Bidari en un despeje que se le quedó corto.

El Avilés se mostraba impreciso, pero fruto de su dominio llegó el empate en el 26 tras un penalti de Busta que le costó la expulsión, al evitar un gol de Nacho Méndez, asistido por Álex Arias, 'ejerciendo' de portero. Jorge Rodríguez anotó la pena máxima, con un tiro raso muy a la izquierda del meta. El conjunto avilesino apretó en busca del segundo tanto, con Jorge de nuevo como protagonista. Tras fallar un cabezazo a pase de Álex Arias y no acertar en una asistencia a Marcos Torres, a los 35 minutos cabeceó a la red un preciso centro de Manu Blanco.

El partido estaba para redondear la faena con un surtido de goles, pero el Avilés, en el que Matías entraba para guardar a un Álex Arias con molestias, pareció dejarse las ganas en el vestuario. Jorge tuvo un remate en los inicios a pase de Nacho en un arranque esperanzador. Fue un amago porque los jugadores locales no ganaban las disputas y los pases iban casi siempre forzados.

La tuvo Girol

La superioridad numérica no parecía notarse y sin pasar por situaciones de agobio, el Colunga se fue animando. Abraham y Naya tuvieron sus llegadas, pero la buena fue para Dani Girol a los 77 minutos. El avilesino recibió de Viti y cruzó en exceso su remate cuando se temía lo peor, justo después de conocerse que el Tuilla se adelantaba en Mareo...

Parreño ya había movido el banquillo con Luismi y Sergio Ríos para buscar una reacción, pero la incertidumbre del resultado mínimo era un riesgo, que José Luis Rodríguez corrió echando a su equipo arriba lo que fue su perdición. Una pérdida de balón permitió a Luismi iniciar una contra que Jorge González cortó sin reparar en la consecuencia, la segunda tarjeta amarilla y dejar al Colunga con nueve jugadores en el minuto 83.

Por momentos planeó el fantasma del empate, como había sucedido en la primera vuelta en el campo de Santianes, pero esta vez el Avilés pudo rematar la faena ante un Colunga que ni con nueve se cerró en su parcela. Sergio Ríos robó un balón para proyectarse, ceder a Jorge y este más forzado a Matías, que quitó las telarañas de la escuadra derecha de Carrio en un precioso remate con la izquierda desde el perfil derecho del área.

El partido estaba roto por completo y el festín se amplió con otro gol, aunque pudieron caer más. Otro robo de balón y una contra en superioridad en la que Matías sirvió sobre Sergio Ríos, con una muy buena definición del joven delantero, que aprovecha al máximo sus escasas presencias.

La confirmación de la remontada del Sporting B ante el Tuilla sirvió para completar la jornada en un Suárez Puerta que vivió un buen ambiente, con más animación que nunca, tras los incidentes del anterior partido en casa. Una buena señal para lo que viene, aunque el Avilés tiene que mejorar muy mucho para no quedarse en el intento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate