El Comercio
Real Avilés

El técnico Adolfo Pulgar anuncia su salida del Marino al finalizar la temporada

Adolfo Pulgar, en el banquillo de Miramar.
Adolfo Pulgar, en el banquillo de Miramar. / MARIETA
  • El experimentado técnico descarta su continuidad en por «discrepancias deportivas» con el presidente Luis Gallego

A falta de dos jornadas para la conclusión de la temporada, Adolfo Pulgar anunció ayer de forma oficial que no continuará en el Marino de Luanco la próxima temporada. Pese a que en un principio su idea era la de seguir, las declaraciones y las ideas expresadas públicamente por el presidente del club, Luis Gallego, en las últimas semanas, han propiciado que el entrenador de Olloniego haya decidido dar un paso al lado y desvincularse de la entidad el próximo 30 de junio.

«Cuando comenzamos a planificar la temporada el verano pasado el proyecto que se me presentó era el siguiente: teníamos un presupuesto de, creo recordar, 40.000 euros menos con respecto al de la temporada anterior, y teniendo en cuenta la reducción de los sueldos y la circunstancia de entrenar por la mañana, hizo que no fuese nada fácil traer jugadores», explica el técnico. Además, incide en que «varios de los fichajes venían de jugar en el Tuilla o en el 'Uni', clubes en los que si se jugaba la 'liguilla' genial, pero no era un objetivo obligatorio. Es difícil que, sin estar acostumbrados, rindan bien con esa presión encima».

En cualquier caso, Pulgar está decepcionado porque «el presidente ha manifestado en varias ocasiones de forma pública que la temporada es un fracaso, y más comentarios que tienen poco que ver con lo que habíamos hablado cuando comenzamos este proyecto. Yo veo un equipo de gente joven con potencial para seguir creciendo con el paso del tiempo, pero no puede ser una obligación clasificarte para una 'liguilla' cuando para ello no dependes sólo de ti. Si ganamos los dos partidos que quedan, los cuales son asequibles, habremos hecho 75 puntos, cuando nunca en la historia un cuarto puesto costó 80. El año pasado entraron con 68», recuerda Pulgar.

Así las cosas, el entrenador deja claro que «no tengo ningún problema con Luis Gallego, que es una buena persona y trabaja mucho por el club. Pero tenemos discrepancias deportivas, él dijo públicamente que no hablaría ni conmigo ni los jugadores hasta final de temporada para decidir las renovaciones, y mi postura es simplemente adelantar que yo no voy a seguir. Vemos las cosas de diferente manera y no pasada nada».

Ahora, Pulgar se centra en «acabar la temporada de la mejor manera en estos dos partidos que quedan y después a ver si sale algo, porque evidentemente me gustaría seguir entrenando. De todas formas, no está fácil, cada vez hay más entrenadores, y si no sale nada pues no hay problema, seguro que mi mujer lo agradecerá», sonríe. Final, pues, adelantado, de un proyecto que pintaba muy bien en verano. Cosas del fútbol.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate