El Comercio
Real Avilés
José Luis Tamargo con Sergio Ríos, y al fondo el delegado Quico, a la salida del vestuario del campo Santo Domingo.
José Luis Tamargo con Sergio Ríos, y al fondo el delegado Quico, a la salida del vestuario del campo Santo Domingo. / MARIETA

REAL AVILÉS

«El clima que se respira en el Real Avilés es el que quieren José María Tejero y Ulpiano Cervero»

  • José Luis Tamargo dice convencido que la propiedad del club está detrás de las protestas del domingo y que «no quieren el ascenso»

José Luis Tamargo tiene el convencimiento de que José María Tejero y su entorno más cercano están torpedeando el proyecto de IQ Finanzas y que los reproches de varios aficionados a su persona están dirigidos. El director deportivo del Avilés valoraba ayer por primera vez los incidentes del domingo pasado y la deriva que lleva el club blanquiazul con la guerra desatada entre propiedad y gestores, para los que trabaja desde diciembre.

«Es un sector mínimo, de hecho los que asaltaron el palco eran seis y no representan a nadie, son cuatro desalmados que fueron al palco a montar el lío, seguramente enviados por gente que no quiere el bien del Real Avilés, y todos sabemos por donde van los tiros». Tamargo resta importancia a los cánticos que le dedicó la peña Galiana Xoven y algunos aficionados de forma particular: «Solamente escuché esos cánticos y a dos o tres personas, no tiene nada que ver con la protesta que se organizó en su día contra Tejero, que fue de todo el estadio».

El máximo accionista, con el que Tamargo empezó la temporada y con el que ya no se trata, es precisamente el origen de todos los problemas, en opinión del responsable deportivo del Avilés: «El mal clima que se respira es el que quieren José María Tejero y Ulpiano Cervero, que en vez de ayudar a la estabilidad del equipo para intentar el ascenso, aunque ya no podemos ser campeones que era la primera premisa, se dedidan a molestar. Todo lo que está ocurriendo está claro que repercute y se acaba notando en el campo».

Tamargo recuerda que «la parte gestora está haciendo un gran esfuerzo económico para conseguir el objetivo, hemos reforzado el equipo, los jugadores cobrando al día y eso es mucho dinero. Álvaro López con su inversión y yo en mi parcela deportiva estamos haciendo todo lo posible por ese ascenso y lo que se me escapa es lo que día tras día hace el entorno de la propiedad del club». Cifra en «400.000 euros» lo que lleva gastado IQ Finanzas desde el mes de diciembre pasado y en «500.000» el total que se gastará el grupo mexicano para cerrar la temporada. «Y a cambio no se reciben más que zancadillas, las últimas que quieren apartar de la gestión a IQ Finanzas ahora que ha invertido casi medio millón de euros».

Extraños contratos

Sobre los impagos en la escuela que sirven de base para la demanda de la propiedad para romper el contrato de gestión dice que «cuando yo vine quise estar al margen de la escuela, pero cuando Álvaro se hizo cargo del club decidimos intervenir, pero no se nos dejó contratar a Raúl González porque de repente apareció un contrato de larga duración, hasta 2020 con otro entrenador, Xiel. Y además nos llega otro contrato en el que se tiene que abonar una prima de 2.000 euros al entrenador del regional por la fase de ascenso del primer equipo. Una prima que ni tenía Pablo Lago ni la tiene Parreño y tampoco los jugadores».

Tamargo entra a fondo en los impagos de la propiedad que quieren cargar a IQ Finanzas: «La última factura que llegó es de un representante que pide 1.000 euros por intermediar en el fichaje de Jorge, pero también están los pagarés de la pasada temporada, los 40.000 euros de Kelme, los 70.000 de agua. Todo son pagos que no se hicieron aunque en cambio se llevaron todos lo ingresos, los de los socios, los del patrocinador, la publicidad y hasta las cuotas de la escuela, en la que cada niño paga 250 euros de cuota. Esto lo tiene que saber la gente de Avilés, por no hablar de esa deuda que mantiene con el Ayuntamiento, es decir, con la ciudadanía. Lo que le falta -a Tejero- es humildad para estar callado».

Tamargo incide en el intervencionismo de Tejero a pesar de no llevar la gestión del Avilés: «Recomendó a Álvaro López poner a Xiel como entrenador del primer equipo y a Ulpiano para dirigir la cantera, que era lo mejor que podía hacer».

El vestuario

También acusa a Tejero de dividir a la plantilla en la captación de votos para la candidatura de Ángel Villar: «Eso afectó mucho, unos jugadores iban por unos y otros por el contrario. A algunos los invitó a comer antes de ir a la notaría para certificar sus votos». Sobre las acusaciones de ser Tamargo quien ha roto el vestuario, afirma que «salvo los que estaban de la temporada pasada, todos los jugadores los traje yo y rechaza que ni el incidente con Palazuelos al final del partido con el Tuilla sea algo preocupante: «Cuando pierdes un partido dices muchas tonterías y te enfadas. No estuvo bien, pero ni me insultó no como dicen hubo que agarrarlo. El entorno de Tejero se encarga de inventar cosas que son falsas y de las que algunos medios de hacen eco».

A Tamargo le preguntamos por la cantinela de las alineaciones y su intervención personal: «Las ha hecho siempre Pablo y ahora Francisco. Si yo hiciera las alineaciones a lo mejor Esteve Peña, al que traje desde el Valencia, jugaría siempre, Álex García había sido desde el primer día el delantero centro, y también jugarían de continuo Keko, que es un pedazo de lateral, Álex Seger, que es como tiene el estilo de Xavi, o Sergio Ríos, al que ya sabéis que quisieron ficharlo equipos como el Langreo. Soy una persona de cantera y estos chicos si las alineaciones las hiciese Tamargo seguro que jugarían más».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate