El Comercio
Real Avilés

REAL AVILÉS

El Real Avilés tomará medidas tras la 'invasión' del palco por parte de varios aficionados

Varios aficionados se instalaron en el palco y la policía nacional acudió a un desalojo que no se llevó a cabo.
Varios aficionados se instalaron en el palco y la policía nacional acudió a un desalojo que no se llevó a cabo. / MARIETA
  • La directiva del grupo gestor entiende que el incidente es «muy grave y hay que atajarlo, todos puedes expresarse, pero no acosar a las personas»

Lejos de amainar, el temporal arrecia en el Real Avilés, ahora no solo en sus estructuras internas por el pulso entre la gestión del club y la propiedad. El equipo parece roto en pedazos y el clima social está a punto de estallar, después del asalto al palco de autoridades del Suárez Puerta, que varios miembros de la peña Galiana Xoven llevaron a cabo durante la segunda parte del partido frente al Condal el pasado domingo. «No podemos permitirlo, una cosa es protestar y expresarse, y otra querer asaltar el palco y acosar a las personas», afirman en el seno del grupo gestor, con el mismo Álvaro López a la cabeza en un largo mensaje de Facebook.

Estos incidentes serán tratados a lo largo de este martes por la directiva del grupo gestor del Avilés, en el que su director deportivo ha pasado a ser objetivo de un sector de la afición. José Luis Tamargo tuvo que escuchar, desde el palco y durante la primera parte, cánticos dirigidos a su persona desde el sector de Galiana Xoven, en referencia al cambio de entrenador y su presunta influencia en las alineaciones, y también de forma particular por parte de otros aficionados.

El juego del equipo no ayudó a serenar los ánimos, todo lo contrario, pero tampoco se esperaba el posterior intento y asalto del palco. Varios aficionados se posicionaron primero en los aledaños, con el objetivo de increpar a Tamargo, quien en su regreso al palco vio el panorama y se dio la vuelta, para presenciar el segundo tiempo desde la puerta de la sala de prensa.

Sin el director deportivo presente, varios aficionados optaron por acceder al palco para presenciar la segunda parte. Desde el Suárez Puerta se dio parte a la policía nacional, que se personó con dos miembros de un coche patrulla, toda vez que no había fuerza pública en el partido, y al parecer tampoco seguridad privada.

Pedro García, nuevo administrador del grupo gestor del Avilés, intentó desalojar a los aficionados sin conseguirlo, tras algún cruce de insultos, rechazando posteriormente el ofrecimiento de la policía de hacer efectivo el desalojo, que no se produjo. Finalmente imperó la paz, pero alguno de los aficionados se mantuvo en el palco durante toda la segunda parte, sin incidencias e incluso con la invitación añadida por parte del administrador de empanada y refrescos.

El incidente no ha sentado bien porque en el grupo gestor piensan en una campaña orquestada por el entorno de José María Tejero, aunque no podemos olvidar que si ahora en Galiana Xoven atacan a Tamargo, hace unas semanas participaron como promotores junto a otras peñas en una protesta colectiva en el estadio durante un partido a favor de la venta del club.

López a la palestra

El clima de confusión entre los aficionados quedó de manifiesto en el partido frente al Condal, al margen de los reproches al director deportivo. La situación creada entre el grupo IQ Finanzas y José María Tejero está ya en los juzgados en un pulso que puede ir para largo porque Álvaro López se reafirma en la intención de mantenerse al frente de la gestión. El responsable financiero del grupo mexicano utilizó su habitual canal de comunicación en la red, Facebook, para el mismo domingo dar a conocer sus opiniones y reafirmar que IQ quiere seguir en el Real Avilés: «Tenemos un contrato y lo vamos a hacer valer ante la ley. Las faltas que se puedan haber cometido será la ley la que tenga que determinar quien es el responsable. Nosotros hemos cumplido con todo, gastamos una gran cantidad de dinero y a pesar de lo que está pasando, vamos a seguir apoyando al equipo para intentar el ascenso». En caso contrario, «haremos una evaluación para tener un proyecto más razonable que nos represente mejor».

Álvaro López defiende la posición de su grupo ante el acoso al que se ve sometido: «Hay personas que quieren culpar a IQ Finanzas de todo, pero este club lleva veinte años con problemas. Y estoy convencido que este año el campeonato no lo perdimos en la cancha, sino fuera, por el tóxico ambiente que se respira en todos los estamentos del Real Avilés. Realmente en estas condiciones es imposible que se pueda llevar a cabo ningún proyecto. Vemos día tras día como se trata de desestabilizar a la plantilla, crear división y lo han conseguido. Hay gente muy cercana al Real Avilés que no quieren que ascienda».

«No les daré el gusto»

El gestor de IQ Finanzas piensa que «lo que está pasando solo beneficia a quienes quieren que nos vayamos, ahora que hemos puesto el dinero. Pero no les voy a dar el gusto, se van a tener que aguantar porque probablemente voy a poner en marcha planes de desarrollo para el futuro».

También se refiere a la situación deportiva tras los últimos resultados del Avilés: «En las últimas semanas se ha comprometido el campeonato y no se ha conseguido el objetivo propuesto de ser primeros esta temporada. Una de las razones principales por las que invertimos fue el desarrollo de este equipo. Cuando abordamos en el Real Avilés estaba a punto de desaparecer, especialmente por las divisiones y el poco apoyo tanto por parte de la afición como de la directiva. Nos dimos cuenta de que esto era muy complejo, primero Tonatiuh Cuevas y Raúl Arias, y después yo mismo. Hicimos ese análisis. Indicamos a la gente que no se podía hacer una buena gestión mientras no hubiese un cambio de propietario. Anteriores gestores que pasaron han fracasado en sus proyectos y han perdido bastante dinero».

Pese a ello, Álvaro López habla de futuro: «El coste de la plantilla actual es medianamente alto y muchas personas, nosotros también, esperaban estar muy por encima, pero lamentablemente no se ha cumplido. Por eso se suscitó el cambio de entrenador, no se ganaba a ninguno de los equipos buenos de media tabla para arriba. En esas condiciones es muy difícil conseguir el ascenso y hemos intentado que el cambio eleve nuestras posibilidades». Se eligió a Paco Parreño para coger el equipo en este tramo final «por su gran experiencia, especialmente en llevar grupos humanos, porque existe una gran división en el Avilés y si no atajamos eso es imposible ascender».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate