El Comercio
Real Avilés

REAL AVILÉS

El Real Avilés destituye a Pablo Lago y nombra nuevo entrenador a Paco Parreño

Paco Parreño, a la izquierda, con José Luis Tamargo y Blas García en la presentación del nuevo cuerpo técnico del Real Avilés.
Paco Parreño, a la izquierda, con José Luis Tamargo y Blas García en la presentación del nuevo cuerpo técnico del Real Avilés. / PATRICIA BREGÓN
  • José Luis Tamargo tomó la decisión tras el empate de Ceares y el técnico cordobés tendrá a Blas García como ayudante

La cuerda se volvió a romper por el lado más débil y los responsables de la gestión del Real Avilés tomaron la decisión de cesar en su cargo de entrenador a Pablo Lago y poner en su lugar al veterano técnico cordobés, Paco Parreño, que ya fue presentado junto a quien será su ayudante, el exjugador blanquiazul Blas García.

La destitución de Pablo Lago estaba decidida desde el domingo, tras el empate del equipo blanquiazul en el campo de La Cruz ante el Ceares, resultado que se unía a la derrota en casa con el Tuilla y la consiguiente pérdida del liderato. Así lo explicó ayer en rueda de prensa José Luis Tamargo, director deportivo blanquiazul. «Destituir a un entrenador nunca es agradable, y más cuando se trata de un gran profesional como Pablo Lago. Pero yo estoy aquí para tomar decisiones, los resultados no estaban acompañando y tenía que hacer algo», explica.

En ese sentido, Tamargo asegura que «he hecho todo lo posible para tener un gran equipo, veintidós futbolistas que pueden jugar perfectamente. En este equipo no hay reservas. Hemos dado tiempo, el objetivo desde el primer momento siempre fue claro: ganar el título, y a falta de tres partidos lo tenemos casi imposible, después de no poder ganar a un Ceares que, con todos los respetos, venía de recibir cinco goles la semana anterior frente al Siero», recalcó.

El director deportivo también recuerda que «la temporada pasada caímos tristemente contra el Lagun Onak en la primera ronda del 'play off' y este año es verdad que lo tenemos asegurado, pero no la segunda ni la tercera posición. Los resultados no estaban apoyando el trabajo de Pablo Lago y decidí tomar una decisión arriesgada pero en mi opinión también valiente e ilusionante. Pienso que el tándem Francisco Parreño-Blas va a hacer un trabajo fantástico y no sólo lo he pensado para esta temporada, sino que creo que es una apuesta de futuro». Tamargo recuerda que «ser segundos nos daría la clasificación para la Copa del Rey, algo importante».

En su primera intervención, Francisco Parreño, que a sus 67 años llevaba doce alejado de los banquillos profesionales, aseguró que «cuando me fui de aquí en el año 99 lo hice con la ilusión de volver algún día. He seguido todas las temporadas al Real Avilés a través de la prensa y Avilés es una ciudad en la que fui feliz, por lo que estoy encantado de volver a estar aquí y debo dar las gracias por la confianza a José Luis Tamargo, buen amigo mío. Cuando pensaba que el sueño de regresar al Avilés se había esfumado ha aparecido esta oportunidad, la cual encaro con mucha ilusión, aunque nunca es agradable fichar tras la destitución de un compañero».

Parreño ha visto al equipo esta temporada «dos partidos, pero lo he segundo durante toda la temporada. Sé que hay una muy buena plantilla, pero creo que debe dar un paso al frente y demostrarlo sobre el terreno de juego». Sobre el estilo por el que va a apostar en el Suárez Puerta, el cordobés matiza que «los estilos dependen de los equipos y los objetivos. En este caso, el Real Avilés en Tercera División debe ser un equipo osado, atrevido, y así tenemos que jugar los tres partidos de liga que quedan».

Cuestionado por la dificultad de conseguir el título, el nuevo entrenador del Real Avilés no oculta que «es muy difícil, pero todos conocemos los caprichos del fútbol. Se ven cada jornada. Lo que está claro es que lo primero que tenemos que hacer es ganar nuestros tres partidos, porque si el Sporting tropieza dos veces y nosotros fallamos, sería un error imperdonable».

Por último, también tomó la palabra Blas García, preparador sotobarquense que tras disputar el 'play off' de ascenso la temporada pasada al frente del Marino, ayer le dijo 'sí' a Tamargo para convertirse en el segundo de abordo de Parreño y regresar así al Real Avilés, club del que fue capitán y con el que llegó a jugar en Segunda División. «El protagonista debe ser Parreño, que es el primer entrenador, pero cuando Tamargo me llamó esta tarde -por ayer- y me explicó el proyecto, no tardó demasiado en convencerme», comenzó.

«Proyecto de futuro»

Ajeno, al igual que Parreño, al ruido exterior que ha venido acompañando al Real Avilés durante toda la temporada, Blas aseguró que «confío en Tamargo, y me ha gustado lo que me ha transmitido. Vengo a un proyecto atractivo y de futuro y daré el 150% para que las cosas le vayan bien a Parreño, y por tanto al Real Avilés. Tenemos un reto bonito por delante y ayudaré en todo lo que pueda para conseguirlo, aunque desde aquí quiero mandar mi apoyo al entrenador saliente, Pablo Lago, porque es la primera vez que ficho por un club en esta situación y no es agradable».

Parreño y Blas dará un charla hoy, a las diez de la mañana en la sala de prensa del Suárez Puerta, a toda la plantilla blanquiazul a modo de presentación, y posteriormente el entrenamiento se trasladará a Miranda. Cuando el técnico cordobés pisó ayer el Suárez Puerta no pudo evitar recordar que «yo fui el entrenador del equipo que inauguró este campo. Las posibilidades del club eran muy buenas y han sido una lástima los tres descensos que ha sufrido desde mi salida».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate