El Comercio
Real Avilés

REAL AVILÉS

Real Avilés | Tejero pedirá hoy en el Juzgado la rescisión del contrato de gestión del Real Avilés

Álvaro López, a la izquierda, estrecha la mano de Julio Scheilch, apoderado del club, y Miguel Retamar, de IQ Finanzas, el pasado mes de diciembre en la firma del contrato de gestión.
Álvaro López, a la izquierda, estrecha la mano de Julio Scheilch, apoderado del club, y Miguel Retamar, de IQ Finanzas, el pasado mes de diciembre en la firma del contrato de gestión. / MARIETA
  • El abogado del club anuncia la petición «inmediata» de desalojo judicial de IQ Finanzas y el nombramiento de un administrador

La batalla judicial en el Real Avilés ya está en marcha. La propiedad del club, José María Tejero, ha decidido dar el primer paso y hoy martes presentará en el Juzgado la demanda por incumplimiento de contrato de IQ Finanzas, grupo que gestiona el club desde diciembre. Esa demanda llevará una solicitud por vía de urgencia de nombrar un administrador judicial que lleve las riendas del club hasta que se resuelva el contencioso.

El máximo accionista ha delegado todas las acciones, y también las explicaciones a los medios de comunicación, en el abogado Alfonso Tomás Menéndez López, quien ayer aseguraba la presentación del requerimiento para «última hora de la mañana del martes, por hoy. Tenemos toda la documentación recopilada y estamos ultimando el escrito que presentaremos en el Juzgado. La propiedad del club no ha recibido más respuesta que el silencio al burofax que se envió a los gestores el pasado viernes».

El letrado recuerda que «la gestión del Avilés desde el pasado mes de diciembre corresponde a IQ Finanzas, y no ha cumplido varias cuestiones, como la cláusula 17 del contrato». La misma hace alusión a la responsabilidad económica en todos los segmentos del club por parte de Real Avilés GD, aunque el grupo mexicano decidió no asumir el pago de los sueldos y gastos en la escuela de fútbol desde principios de año, alegando que no podían administrar la escuela.

«No hay respuesta oficial, así que damos por resuelto la ruptura automática del contrato porque así se especifica si se produce un incumplimiento por las dos partes, la propiedad o la gestión, que es en este caso la que no ha cumplido con varias de sus responsabilidades económicas, entre otras cuestiones».

Alfonso Tomás Menéndez explica que «pediremos el desalojo judicial de la entidad gestora por el riesgo de daño irreparable para el club, y que un administrador judicial se ponga al frente del Real Avilés mientras el juez resuelve la demanda». El abogado que representa a la entidad en el contencioso asegura que, en el supuesto caso de que sea aceptada la petición de un administrador judicial, «la gestión es la que tiene que asumir los gastos» que aún restan hasta que finalice la temporada.

Se dará respuesta

En IQ Finanzas no han movido ficha todavía y sus responsables están asumiendo con relativa tranquilidad la amenaza de desalojo de la gestión con esta demanda que anuncia el abogado de José María Tejero. Pero «se dará respuesta» una vez que Álvaro López, que ayer salía desde Madrid, esté en México tras dos semanas de vacaciones por España. El responsable financiero del grupo inversor también tiene en manos de sus abogados las demandas que anunció en su momento, también «por incumplimientos en el contrato por parte de la propiedad», sobre todo los referidos a un «posible ocultamiento de deudas y de contratos a personal de la escuela que fueron apareciendo», dijo el director financiero de IQ, quien no entiende que «viniendo para hacer bien las cosas nos traten de esta manera».

Fuentes cercanas al máximo responsable de la gestión piensan que «está pagando desde el primer día a pesar de que no entran ingresos, no se recauda ni para pagar los arbitrajes, todo sale del bolsillo de IQ que sigue recibiendo todo tipo de zancadillas por parte de la propiedad y de su entorno». Sobre la posibilidad de un desalojo del grupo gestor y su responsabilidad si prospera la demanda que se anuncia, las mismas fuentes dicen que «Real Avilés GD es la empresa que tiene que asumir los pagos y no tiene ingresos, tan solo el dinero que pone Álvaro López. Puede llegar el caso de que no se pueda pagar nada porque no hay dinero».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate