El Comercio
Real Avilés

Ceares fue una cruz para el Real Avilés

Luismi y Álex García se lamentan en una de las muchas jugadas en las que el balón no quiso entrar en la portería del Ceares.
Luismi y Álex García se lamentan en una de las muchas jugadas en las que el balón no quiso entrar en la portería del Ceares. / AURELIO FLÓREZ
  • Dominio estéril del equipo blanquiazul, que falló todas sus ocasiones, entre ellas un penalti de Jorge

  • El título se escapa de forma definitiva con los cuatro puntos de ventaja del líder y el empate del Tuilla permite mantener la segunda plaza

El Real Avilés dijo adiós de forma definitiva a sus aspiraciones de conquistar el título de campeón tras no pasar del empate en su visita al Ceares (0-0) en un partido dominado por los blanquiazules de forma estéril, con muchas ocasiones y un penalti fallado por Jorge Rodríguez en los primeros minutos del segundo tiempo, lanzando alto a lo Panenka. El resultado deja al equipo avilesino a cuatro puntos más el del coeficiente particular del Sporting B a falta de tres jornadas, y gracias al empate del Tuilla ante el filial del Oviedo se mantiene la segunda plaza.

Un premio de consolación porque el objetivo era el primer puesto, que ya se había escapado el Jueves Santo y al que ayer renunció el Avilés tras no poder con un Ceares que tuvo sus opciones de llevarse la victoria, sobre todo en un final de partido totalmente descontrolado.

Pablo Lago realizó varios cambios en su once, comenzando por modificar el dibujo táctico con regreso al 4-4-2 en el que Jorge y Álex García ocuparon posiciones de ataque, Luismi y Marcos Torres las bandas y un doble pivote de altura con Palazuelos y el debutante Bidari, sin cambios en la defensa y portería. Tino del Corzo ubicó a los suyos en un 4-2-3-1 con el que se dispuso a defender su propio campo ante la esperada iniciativa avilesina. Desde el primer minuto el equipo cogió la iniciativa, con llegadas por bandas como la que pudo traer el primer gol a los 10 minutos, en un centro desde la izquierda de Marcos Torres tras un córner que rescató de cabeza Palazuelos, dejando un balón en el área que Yago remató con fuerza que Davo despejó a una parada de antología.

Hubo más llegadas, con balones que Álex, Jorge o Luismi no pudieron culminar con éxito ante un rival que dio su propio aviso en la primera acción de ataque, rebasado el cuarto de hora, culminada desde fuera del área por Dani Peláez con un zurdazo que se estampó en el travesaño de Guillermo. Fue una acción aislada porque el Avilés iba a seguir buscando el gol desde su control de la zona ancha con buen trabajo de Bidari y Palazuelos. Así que el balón volvió a campo cearista con una reclamación de penalti a Luismi y un segundo paradón de Davo, a los 22 minutos, en un remate casi a bocajarro de Marcos Torres a centro de Álex García. El castrillonense, en la siguiente jugada, lanzó rozando el poste un libre directo.

Se ventilaba media hora de partido sin que el Avilés lograse perforar la portería gijonesa y camino del descanso las fuerzas se nivelaron cuando el Ceares se animó en un par de salidas que provocaron incertidumbre en el área aunque no oportunidades. El Avilés aún dispuso de tres buenos ataques sin culminar de Álex, Marcos y Luismi, que en una contra fue objeto de falta cuando se iba provocando las protestas del banquillo avilesino y la expulsión de Pablo Busto, ayudante de Lago, por invadir el campo en su reclamación.

La gran ocasión

Nada cambió tras el paso por el vestuario salvo el desacierto del Avilés a la hora de enfocar la portería rival, incluso desde el punto de penalti. A los 54 minutos y tras un barullo que pudo resolver Luismi, Jorge Rodríguez remató de espaldas y el cuero tocó en la mano del defensa Fonso. El delantero cántabro repitió la ejecución a lo Panenka de la pasada campaña en este mismo campo de La Cruz, y si entonces estrelló el balón en el larguero, ayer se le fue por encima.

Desperdiciada la ocasión y mascando la amargura del fallo, el Avilés seguía llegando ante un Ceares replegado y que fiaba su suerte de ataque a la velocidad de Javi Gutiérrez, con el que Yago tuvo sus dificultades. Un duelo ganado por el delantero local provocó una situación de peligro bien resuelta por Delgado antes de volver a la carga los blanquiazules, que tuvieron otras dos ocasiones en un cabezazo alto de Jorge a centro de Marcos y un tiro rozando el poste de Luismi poco antes de dejar el campo.

Pablo Lago buscó aire fresco con Matías y Nacho Méndez y también Del Corzo con Marcos Iglesias cuando se rebasaba el minuto 70. El Avilés corría cada vez más riesgos y eso provocó un ida y vuelta en el que ya pudo pasar de todo. Yago, en un saque de esquina, Peláez, con un remate alto, y Marcos, en un cabezazo a bocajarro sacado por Guillermo antes de que se señalara fuera de juego, se acercaron al gol, que tuvo el Ceares en la que fue su más clara oportunidad, a los 83 minutos. Natán se fue por la derecha y puso un balón al área donde Dani Peláez, con toda la portería para él, remató alto.

Se consumía el tiempo pero cerca del límite aún pudo moverse el marcador en La Cruz. Jorge no acertó en un remate con el pecho en el segundo palo a centro de Marcos, Juan Carlos encaró escorado a Guillermo y en la última jugada, tras un barullo, Matías, con poco pero suficiente ángulo, mandó fuera su remate.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate