Real Avilés

Real Avilés | «En este club parece que no es posible la estabilidad»

Pantiga se lanza al suelo en una sesión ante Luismi.
Pantiga se lanza al suelo en una sesión ante Luismi. / PATRICIA BREGÓN
  • Pablo Pantiga, capitán del equipo, lamenta que «nos la estemos jugando con un clima irrespirable»

El lunes pidió a los medios ser comprensivos por no dar su opinión como capitán sobre lo sucedido tras el partido con el Tuilla y la charla de la plantilla con su entrenador. Pero ayer Pablo Pantiga decidió salir a la palestra para, sin entrar en detalles que otros se encargan de airear, intentar que impere la cordura en en un club el que «parece que no es posible la estabilidad. Si no es por una cosa es por otra, pero todo lo que está pasando esta temporada es muy difícil de entender». Pantiga lamenta que el equipo pueda acabar pagando lo que afecta casi desde el principio de temporada: «Nos estamos jugando el campeonato y un posible ascenso con un clima irrespirable. No es normal que pasen ciertas cosas en un club con aspiraciones de ese nivel como es el Real Avilés».

El perjuicio de ese aire viciado se podría relativizar a ras de campo si consideramos la respuesta de los jugadores cuando no cobraban: «Nosotros siempre salimos a ganar y no sé si lo que pasa en el club repercute en el campo, lo que tengo claro es que no ayuda y a la gente le quita la ilusión porque hay mucha incertidumbre y noticias poco positivas».

Del incidente del jueves entre su compañero Palazuelos y José Luis Tamargo no se pronuncia y sobre la posible necesidad de reforzar la figura del entrenador, Pantiga dice que «no hay nada que respaldar, que yo sepa es el que manda en el equipo y no tengo pruebas de que él no haga las alineaciones». El problema es que «las cosas que pasan dentro de un vestuario no tienen que salir fuera, pero en el Avilés todo se sabe a los pocos minutos».

Lo peor, en todo caso, es que «perdimos un partido importante y todo de vuelve negro . Ahora hay que ganarlo todo y esperar que falle el líder». Y de su actual situación como suplente, el defensa central gijonés dice que «toca esperar para recuperar el sitio en el once. La lesión llegó cuando mejor me estaba encontrando, pero esto es fútbol».