El Comercio
Real Avilés

REAL AVILÉS

Real Avilés | «El día que yo no haga las alineaciones será porque no estaré entrenando»

Pablo Lago sale del vestuario tras la reunión.
Pablo Lago sale del vestuario tras la reunión. / LVA
  • Pablo Lago defiende su posición tras la derrota del Avilés ante el Tuilla y el desencuentro en el vestuario de un jugador con José Luis Tamargo

La del Real Avilés está siendo una auténtica semana de pasión y dolor en todos sus segmentos, con el institucional a pedrada limpia, y el deportivo en ebullición por un duro intercambio de palabras, al final del partido con el Tuilla y en el vestuario, entre uno de los pesos pesados de la plantilla y José Luis Tamargo. Una crisis que se intentó cortar ayer lunes, en una maratoniana reunión en los vestuarios del campo de Santo Domingo, en Miranda.

Durante más de tres horas futbolistas y técnicos hablaron casi de todo aunque nadie se ha pronunciado sobre lo que se dijo en esa larga charla, y tampoco de lo sucedido el jueves. El capitán Pantiga optó por no realizar declaraciones y Pablo Lago también despejaba: «No hay nada importante, lo importante es que no ganamos y hay que buscar los motivos. Todo está bien».

Respecto a las posibles injerencias del director deportivo, José Luis Tamargo, en las confección de las alineaciones, el entrenador fue tajante: «Las alineaciones las hago yo. Cuando no las haga, pues no estaré entrenando». Algún jugador lo dijo en voz alta: «A mi nadie me ha dicho eso». La suplencia de Jorge Rodríguez tras marcar los tres goles en el Nuevo Nalón fue el comentario en la grada, y quizás también el motivo del choque final en el vestuario. Lago dice al respecto que es «es fácil de responder, criterio de entrenador».

Considera que su posición en el equipo no ha cambiado en nada: «Nosotros estamos como siempre, no hay mucho que hablar y tampoco sé realmente cual es el problema. No hay ningún enfrentamiento entre nadie y el único problema es que se perdió».

El descanso de tres días después del varapalo sufrido ante el Tuilla, y con la charla de ayer, se plantea un borrón y cuenta nueva: «Después del jueves han pasado ya unos días, las cosas se asumen, interesa que se asimilen rápido para empezar una semana importante, como todas, en la que volvemos a la normalidad, a preparar el partido como hemos hecho siempre. No se puede relajar nadie, ni bajar la guardia, ni pensar cosas que no nos vayan a ayudar. La situación en el entorno es más que difícil, pero hay que aislarse de lo que se vive día a día porque si no es imposible».

«Es importante opinar

Tres horas de charla dan para mucho: «Hay cosas que deberíamos hacer bien y que no se hacen bien, no es la primera vez que nos reunimos. Hemos hablado mucho y muy bien. Estos momentos de relación en el vestuario de unos con otros han sido muy buenos. Es muy importante que todo el mundo hable y opine». No hubo palabras duras: «Todo lo contrario, todo lo contrario. El equipo está fuerte, quiere aislarse de todo lo que rodea al vestuario. Estas conversaciones son buenas, siempre son importantes y ayudan mucho. Quedan cuatro partidos de liga y hay que estar muy concentrado en el fútbol y eso es lo principal».

Sin entrar en detalles, el entrenador blanquiazul concluye sobre la charla de ayer que «ya no vale el pasado, no podemos lamentarnos de absolutamente nada. A veces se pierde y cuando pierdes lo más importante es levantarse rápido y esa es la inercia que queremos coger otra vez». Lago recalca que «el equipo está muy bien, todo el mundo ha expresado como ve la situación y como estamos. El jueves antes del partido éramos líderes y en dos horas no puede cambiar tanto la dinámica que llevábamos, que era muy buena. Y a seguir compitiendo, el domingo en Ceares».

Sobre la mala sensación que dejó el Avilés en su partido con el Tuilla, Pablo Lago recuerda que «en la primera parte tuvimos alguna opción de marcar, el equipo no estuvo mal, pero su gol nos generó mucho desorden y ansiedad. Habías cogido el liderato y no lo querías perder por nada del mundo, por eso en momentos puntuales nos precipitamos. Por ahí es donde están las correcciones de cara al futuro, hay que tener más tranquilidad, jugar a lo que nos gusta, lo que hecho muchas veces compitiendo muy bien. Eso no fue lo que hicimos el jueves en el segundo tiempo».

Gran paso atrás

Al equipo le faltaron ideas, y saber estar: «Ellos se replegaron muy bien y defendieron con orden. Nosotros no encontramos en ningún momento las líneas de pase, ni en corto ni en largo y poco a poco nos fuimos desesperando. Ahí es donde debemos ser más fuertes, aguantar mucho más esos momentos difíciles cuando las cosas no están como queremos, y tener paciencia».

Un revés porque se escapa el liderato solo una semana después de recuperarlo en lo que parecía la gran oportunidad de ser campeón: «Es un paso atrás y solo podemos quedarnos con lo bueno. El equipo estaba bien y no va a dejar de estarlo por un partido».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate