El Comercio
Real Avilés

«Un juez resolverá si Real Avilés GD y el Real Avilés CF son la misma empresa»

Álvaro López, el pasado miércoles en el Niemeyer.
Álvaro López, el pasado miércoles en el Niemeyer. / MARIETA
  • Álvaro López confirma que se plantea demandar el contrato de gestión del Avilés y Tamargo se defiende de los ataques de José María Tejero

La guerra desatada en la cúpula del Real Avilés, entre la propiedad del club y el grupo inversor que lo gestiona, acabará en los tribunales. Lo había adelantado el responsable de IQ Finanzas hace unas semanas, y ayer lo corroboró desde Barcelona, donde se encuentra disfrutando de unos días de vacaciones activas: «Nuestros servicios jurídicos se encargarán de ese tema», dice Álvaro López sobre la posibilidad de denunciar el contrato de gestión y con ella determinar en una sentencia judicial «si el Real Avilés CF SAD y Real Avilés Gestión Deportiva son una misma empresa o estamos ante un engaño», dice el economista e inversor chileno.

El responsable financiero de IQ, ante la petición de Tejero de que se paguen las deudas de la escuela de fútbol, afirma que «ellos la están gestionando a su antojo y quieren que paguemos nosotros. Eso, lo mismo que sucede con los pagarés de la temporada pasada y otras cuestiones, se resolverán en un juzgado». Álvaro López anima al equipo tras el batacazo ante el Tuilla y lamenta que «cuando nos estamos jugando el campeonato y el ascenso se nos pongan tantas zancadillas por parte de la propiedad del club».

López volvió a asegurar que seguirá en la gestión hasta final de temporada y que «dependerá de si ascendemos y de lo que determine un juez» su continuidad la próxima temporada. «Estamos al borde de la locura», dice sobre la situación generada en el Avilés tras su oferta de compra rechazada por Tejero, y afirmó de nuevo que «hemos recibido ofrecimientos para comprar otros clubes en España, además del que ya hemos adquirido en México», del que aún no puede facilitar datos.

Tamargo se defiende

José Luis Tamargo envió ayer un comunicado para responder al presidente del Real Avilés, que negó cualquier representatividad al responsable deportivo del proyecto blanquiazul, antes como colaborador de José María Tejero, y desde diciembre, de la mano del grupo mexicano IQ Finanzas.

«En primer lugar recordarle al señor Tejero que vivimos en un país en el que impera la democracia y en el que afortunadamente existe un derecho fundamental, como el de la libertad de expresión y opinión para que toda persona se pueda manifestar libremente y sin cortapisas». Sobre la desaparición del cuadro del presidente de la sala de prensa del Suárez Puerta, el director deportivo se defiende de las acusaciones sobre su responsabilidad: «Lamento mucho la desaparición, pero mucho más que se me acuse en determinados medios de comunicación. Hago constar que nada más conocer la noticia de la desaparición, yo, José Luis Tamargo, invité y acompañé a Dennis Colmenares a poner la correspondiente denuncia -en la Comisaría de la Policía Nacional- por tan lamentable pérdida, a pesar incluso de que quién suscribe no tiene ninguna duda de que la desaparición del cuadro es obra del entorno del propio José María Tejero, con el único fin de hacer daño hacia mi persona y hacia los actuales gestores del club».

También realiza acotaciones a su vinculación oficial con la empresa gestora del club: «Tengo contrato con Real Avilés G. D., que es la empresa que defiende los intereses del Real Avilés y que anteriormente fue administrada por Julio Schleich, que es quien firmó los contratos de los futbolistas y los pagarés que aún se adeudan a la plantilla desde el 15-9-2016, por lo que como director deportivo y como directivo del Real Avilés, pido que el señor Tejero que deje de mentir en los medios de comunicación y sobre todo a la afición del Real Avilés».

Tamargo recuerda anteriores etapas en las que ayudó al club blanquiazul: «En su día contribuí con futbolistas y asesoramiento al Real Avilés para conseguir el ascenso a Segunda División de la mano de Pepe Frana como presidente y Vicente González-Villamil como entrenador», además de una decena de futbolistas y «las incorporación del Sporting de Jaime y de Monchu». Añade su contribución a la conquista de la Copa Federación nacional con varios futbolistas y el entrenador Fabri, y no solo sin emolumentos monetarios a cambio, sino que incluso con coste para mi bolsillo».

La nota, muy extensa, hace finalmente una referencia a la cantera: «El fracaso del equipo de División de Honor juvenil, así como el mal funcionamiento de la escuela de La Toba, es obra suya como presidente y de su amigo y fiel colaborador Ulpiano Cervero, no teniendo José Luis Tamargo ninguna responsabilidad».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate