Real Avilés

El Real Avilés cede el liderato

fotogalería

Álex Garcías e lamenta de una acción fallada, con Prendes de espaldas detrás. / PATRICIA BREGÓN

  • El equipo blanquiazul pierde por la mínima en el Suárez Puerta ante el Tuilla 53 partidos después

  • Un solitario tanto de Villa a la media hora de juego le da tres puntos a un cuadro arlequinado que realizó una auténtica exhibición defensiva

Cincuenta y tres partidos después, desde la goleada sufrida en el partido de ida de la promoción por la permanencia en Segunda B frente al Eldense, el Real Avilés volvió a perder un partido en el Suárez Puerta. Y lo hizo en el peor momento posible, pues el liderato de la Tercera División asturiana tan solo le duró al conjunto blanquiazul tres días: de domingo a miércoles, cuando el Sporting B recuperó su plaza al imponerse al Covadonga.

El gran ritmo de puntuación del filial sportinguista obligaba ayer al triunfo a los de Pablo Lago, y el Real Avilés no fue capaz de plasmar sus intenciones sobre el terreno de juego, cayendo por la mínima ante un Tuilla que se ha metido de lleno en la lucha por el título. No en vano, los de Chuchi Collado, el equipo más en forma del grupo con diferencia, ya está a un punto del Real Avilés y a tres del Sporting B.

Pablo Lago sorprendió y dejó fuera del 'once' a Marcos Torres, situando a Matías en la derecha y a Luismi por la izquierda. Además, Jorge Rodríguez se quedó en el banquillo pese a su 'hat trick' de El Entrego y Álex García regresó al equipo titular como delantero centro. En las filas del Tuilla, Collado realizó dos variaciones significativas: Sergio Villanueva fue finalmente de la partida pese a sus molestias, y el sistema no fue el 4-4-2 habitual, sino que viró a un 4-1-4-1 con Villa en la izquierda para reducir los espacios en el centro del campo.

No se preveía un partido fácil y no lo fue para los intereses locales. Aunque el Real Avilés no comenzó mal el encuentro, lo cierto es que el Tuilla siempre dio la sensación de ser un equipo sólido, correoso, bien trabajado y con las ideas muy claras. Pese a no gozar de un alto porcentaje de precisión en los pases, el conjunto blanquiazul aprovechó los espacios entre Piniella y los centrales para crear dos ocasiones claras de gol en los primeros veinte minutos.

Primero, Palazuelos filtró un gran pase a Álex García que lo dejó solo ante Gabri, pero el delantero dudó, el meta achicó los espacios y el avilesino decidió finalmente ceder a Luismi, que ya se había metido en fuera de juego. Otra pérdida del Tuilla permitió a Álex Arias buscar al hueco al veloz ariete local, que esta vez sí tiró, pero demasiado precipitado y no acertó en el mano a mano frente a Gabri. Y antes de que el gol helara la poblada grada de Juan Ochoa en el Suárez Puerta, Palazuelos cantó el gol en un remate de cabeza a la salida de un saque de esquina botado por Álex Arias. El remate fue bueno, pero el balón se marchó fuera por muy poco, rozando el poste.

Por su parte, el Tuilla sólo necesitó dos llegadas para conseguir el botín, que finalmente sería de tres puntos. Tras un remate fallido de Luis Enrique a centro de Sergio Villanueva, la siguiente aparición del conjunto arlequinado en el área blanquiazul acabó en gol. Pablo Suárez había salido del campo, Matías no cerró bien el espacio, un balón desde la derecha no pudo ser despejado con contundencia por Yago en una pugna aérea, y le llegó franco a Villa, que en una volea espectacular con la izquierda, colocó el balón raso, pegado al palo, lejos del alcance de Guillermo. 0-1 y a remar.

Tras unos minutos en shock en los que la precipitación de los jugadores del Real Avilés dio lugar a dos intentos más de Villa, aunque en este caso lejanos y sin peligro, el guión tomó antes del descanso una clara tónica: balón para los avilesinos y repliegue intensivo sin fisuras de un Tuilla que lo intentó siempre a al contra. Antes del descanso, pudo haber dos penaltis sobre Álex García y Matías, pero la continuación de sendas jugadas, primero por parte de Álex Arias y después por parte del propio Matías, hizo que le colegiado no se atreviese a señalar pena máxima.

En la segunda parte, el Real Avilés nunca fue capaz de desarmar el entramado defensivo del Tuilla. Los visitantes cerraron todos los huecos por el centro y Prendes, Borja Noval y Luis Enrique después repelieron prácticamente todos los centros laterales y balones colgados por el Real Avilés. Sólo Palazuelos, en dos ocasiones, de cabeza a balón parado, consiguió poner en aprietos a Gabri en los segundos 45 minutos. La presión y la ansiedad hicieron mella en unos jugadores locales que nunca lo dejaron de intentar, y el Real Avilés se despidió del liderato a falta de cuatro jornadas, de tal forma que el Sporting B vuelve a depender de sí mismo para ser campeón. Un golpe durísimo para los de Pablo Lago.