Real Avilés

Real Avilés

El Real Avilés se queda corto ante el líder

Álex Arias, con Manu Blanco al fondo, quiebra al lateral y capitán del Sporting B, Cifre.
Álex Arias, con Manu Blanco al fondo, quiebra al lateral y capitán del Sporting B, Cifre. / PATRICIA BREGÓN
  • Partido muy disputado y sin ocasiones en el que al equipo blanquiazul le faltó más fuerza para atacar

  • El Sporting B se mostró muy fuerte en un Suárez Puerta que registró una gran entrada y que se quedó con las ganas de ver ganar a los avilesinos

El liderato tiene que esperar para un Real Avilés que se quedó corto tras el empate sin goles (0-0) ante el Sporting B en un partido muy disputado pero con muy pocas ocasiones y en el que pudo más la prudencia de no perder que los intentos por ganar. El Suárez Puerta, con la grada de José Cueto casi llena, se quedó con las ganas de ver un poco más en el partido que medía a los dos mejores equipos, los que más golean, y que ayer fueron incapaces de mover el marcador.

Pablo Lago apostó por el sistema con el que ha funcionado en las últimas semanas y un once perfilado con la ausencia de Pantiga, al que dio relevo un Alberto Delgado que fue de largo el mejor de su equipo a la par con Pablo Suárez, y el trueque en ataque con Álex García por Jorge Rodríguez. En el banquillo opuesto José Alberto López modificó el último esquema rescatando el 4-3-3 que ya ha dibujado en otros partidos, y en el que Jaime y Cayarga partían de los costados para irse al centro en busca de la asociación en carrera.

El Avilés estaba obligado a ganar para colocarse líder, pero tampoco le convenía perder porque eso habría supuesto el adiós definitivo al campeonato con seis jornadas por delante. Y el equipo blanquiazul salió al partido buscando un gol tempranero que llegó a los 10 minutos, anulado por un posible fuera de juego de Luismi tras recibir el pase de Álex Arias. El filial rojiblanco tuvo después su momento en dos llegadas consecutivas por la derecha de Pablo Fernández, abortadas una por Delgado y la otra por Guillermo al salir a pies del delantero, que poco después intentó sin suerte una volea lejana que se fue a las nubes.

Llegando a la media hora el Sporting B tenía mejor manejo de balón y en un libre directo lejano Víctor Ruiz puso a prueba a Guillermo con un fortísimo y colocado golpeo que el meta rechazó con acierto. El Avilés no lograba enlazar buenas combinaciones en las salidas de balón y en una pérdida de Matías a los 33 minutos el filial tuvo su mejor opción en una pelota al área que Claudio remató 'mordido' facilitando la tarea del meta local.

Mucha disputa, poco juego

Con mucha disputa y poco juego se fueron consumiendo los minutos hasta el descanso sin que el conjunto realavilesino diera más señales, con Álex Arias muy vigilado en todas sus incursiones y sin que los jugadores de ataque encontrasen la jugada propicia.

La segunda parte tuvo una apertura similar a la primera, con los de casa empujando más a su rival. Sin espacio ni claridad para generar ocasiones, el peligro estuvo a balón parado con un libre directo lejano de Álex Arias a las manos de Dani Martín y un poderoso pero desviado cabezazo de Palazuelos en un saque de esquina. Con el equipo volcado y tras una volea de Manu rechazada por la defensa, el Sporting B dispuso una contra en la que Pablo Suárez logró en un último esfuerzo estorbar a Pablo Fernández cuando ya encaraba en el área a Guillermo.

A partir del minuto 60 los dos entrenadores iniciaron sus maniobras de refresco con cambios que apenas modificaron el panorama a ras de campo. Las fuerzas seguían igualadas y los defensas de uno y otro equipo se imponían en todas y cada una de las llegadas de ataque. Una volea lejana de Salvador, un pase de Álex Arias en el que a Luismi le faltó decisión para rematar de primeras, un centro-chut del avilesino Berto Cayarga que rozó el larguero y un disparo flojo de Álex García desde la frontal, fue lo único que alteró los nervios de la gente en la grada.

Los aficionados avilesinos pedían un poco más a su equipo, pero nada cambió en el tramo final más allá de la subida de temperatura que ya en el tiempo añadido generó momentos de tensión. El primero tras una falta señalada de Víctor Ruiz a Jorge Rodríguez que tuvo castigo de propina con dos tarjetas amarillas. La grada cruzó los dedos en la ejecución de Álex Arias, que estrelló el cuero en la barrera. Instantes después Manu Blanco y Jaime Santos tuvieron sus más y sus menos en una refriega que no fue a mayores.

El partido se consumía con la decepción de