Real Avilés

Real Avilés

Un empate con sabor a derrota

fotogalería

Berto Toyos salva el remate de Álex Arias (7) en uno de los muchos ataques del Avilés sobre el área del Llanes. / NEL ACEBAL

  • El Real Avilés se deja dos puntos en Llanes en un partido muy físico en el que faltó acierto para ganar

  • Gael adelantó al equipo local en el primer tiempo y Luismi igualó en una segunda mitad de estéril dominio de los avilesinos ante un duro rival

El poco margen de error que tenía el Real Avilés se ha reducido a cero tras el empate del equipo blanquiazul (1-1) en Llanes, en un partido muy físico, con muchas faltas y en el que a los avilesinos les faltó acierto para remontar un gol con el que los llaniscos se adelantados en el primer tiempo. Luismi logró el tanto del empate en una segunda parte de estéril dominio de un Avilés que el sábado recibe al líder Sporting B con la imperiosa necesidad de ganar. Dentro de lo malo, el punto de ayer aún permite al conjunto de Pablo Lago depender de sí mismo para acceder al primer puesto, aunque no se puede ocultar que el empate de ayer es una gran decepción.

La de San José era una salida con riesgo y el partido salió como se podía esperar, con un Llanes competitivo y muy fuerte. Simón dispuso un 4-2-3-1, mismo dibujo de Pablo Lago en un once con sorpresas. Palazuelos, con molestias y con el riesgo de las cuatro tarjetas amarillas, se quedó en el banquillo, y con Dudi descartado por lesión, el técnico estrenó pareja de pivotes con Nacho Méndez y Diego Nuño, del que echó mano con criterio porque el gijonés trabajó bien en la zona ancha, donde las disputas eran constantes y casi siempre aéreas.

El Avilés tuvo tras el tanteo inicial más iniciativa para atacar el campo rival, pero el Llanes, con Pascual repartiendo balones largos, tenía su peligro con Gael y Cristian. El partido no tardó en coger ritmo y llegaron los primeros escarceos, con un remate de Jorge Rodríguez a los siete minutos que José Peláez rechazó como pudo, y una falta directa que Guillermo le sacó con apuros a Pascual, al que a renglón seguido se le fue alta una volea desde la frontal tras un rechace defensivo.

Rebasado el cuarto de hora, Pantiga se rompió en un repliegue, con posible rotura de fibras en su pierna derecha, entrando Manu Blanco al campo para situarse en el lateral, pasando Alberto Delgado a ejercer como central. La lesión cortó el ritmo de juego, aunque por poco tiempo. El Jorge local creó una situación de susto con un remate alto sin ángulo y al Jorge de Avilés le anularon rebasada la media hora un gol por posible fuera de juego de Manu Blanco en el momento de centrar.

Del posible 0-1 se pasó al 1-0 en la siguiente acción, en el minuto 36. Diego mandó un balón largo sobre Cristian, quien escorado a la derecha aguantó el cuero para cederlo sobre la entrada de Gael, quien aprovechando el desajuste de la defensa avilesina encaró y batió a Guillermo. El meta se llevó además un buen trompazo que estuvo a punto de llevarse al banquillo lesionado. El Avilés intentó reaccionar y en el 38 tuvo el empate en un balón de Álex Arias que Luismi no acertó a rematar en buena posición.

Acoso avilesino

Tras el descanso, el Llanes dio un paso atrás ante un Avilés que puso el dominio y las ocasiones. Luismi tuvo la primera a los 48 minutos en un pase de Matías que el vigués, encimado por Toyos, remató alto por muy poco. Álex Arias fue el siguiente en probar con un remate que se iba dentro pero al que le faltó potencia permitiendo a Berto Toyos rechazar el cuero. En un ataque total, Luismi mandó un centro chut al poste en el 57, hasta que por fin acertó en el 66, cruzando con la derecha un buen remate tras pase de Matías.

Con el empate no se calmaron las ansias de un Avilés que tenía contra las cuerdas al Llanes, salvado por su portero en el minuto 68 al rechazar un remate de Jorge Rodríguez, que en la continuación de la jugada repitió disparo, esta vez desviado por poco. Para entonces Pablo Lago había echado mano de Palazuelos y poco después Álex García daba el relevo a Luismi para tener más presencia en el área.

El Llanes, que había salido vivo del acoso avilesino, se tomó un respiro y sin dar señales de vida en su juego de ataque, pudo marcar en una volea de Pascual desde el centro del campo, que sin tener a Guillermo adelantado con descaro, se estrelló en la misma cruceta con el portero intentando tapar el hueco. El paso de los minutos provocó la ansiedad y las prisas, aunque el Avilés siguió llevando balones al área donde José Peláez se anticipó a Jorge en un balón frontal que buscaba el cántabro, y vio irse un remate de Álex García tras centro de Pablo Suárez.

Rebasado el minuto 90, el Llanes, que había conseguido cortar el ritmo del Avilés, tuvo hasta la ocasión de ganar cuando Gael buscaba una pelota larga a la que llegó antes Guillermo, de nuevo golpeado por el delantero llanisco. Sin posibilidad de más cambios, el veterano portero a duras penas pudo aguantar bajo los palos hasta que el colegiado, que fue una rémora para el equipo blanquiazul, decretó el final del partido.