Real Avilés

REAL AVILÉS

El grupo inversor IQ Finanzas confía en poder salir del Real Avilés antes de junio

Álvaro López y José Luis Tamargo, durante una rueda de prensa en el mes de febrero.
Álvaro López y José Luis Tamargo, durante una rueda de prensa en el mes de febrero. / MARIETA
  • Los abogados de la empresa mexicana ya trabajan en redactar una solicitud de marcha solicitada por el máximo accionista para su estudio

  • Tras la negativa de Tejero a vender, ambas partes negociarán la rescisión del contrato de gestión

Después de varias semanas de tensión y un interminable cruce de declaraciones, el culebrón ya ha llegado a su fin: IQ Finanzas abandonará la gestión del Real Avilés con la mayor celeridad posible. Tras la negativa del máximo accionista del club, José María Tejero, a la venta de la entidad, los abogados del grupo inversor mexicano ya se encuentran trabajando en una solicitud de rescisión de contrato que presentarán en los próximos días.

Posiblemente antes del martes, pues para entonces, Álvaro López explicaba ayer que «tenemos la intención de que Dennis -Colmenares- y José Luis -Tamargo- den una conferencia de prensa despidiéndose y explicando los motivos de nuestra marcha». El empresario chileno reiteró una vez más que deja el Real Avilés «porque sin un cambio real en la administración es imposible conseguir los objetivos que nos habíamos marcado. En esta situación todo el mundo le da la espalda al club: afición, empresas, Ayuntamiento... Lo he intentado todo pero sin compra es imposible continuar».

IQ Finanzas se hizo con la empresa Real Avilés Gestión Deportiva para llevar las riendas de los aspectos económicos y deportivos del conjunto blanquiazul por cuatro temporadas, extensible a dos más, con la opción de rescindir el contrato de mutuo acuerdo al final de cada una de ellas, como ocurriese en los casos de Golplus y Clarkson. Por tanto, el contrato no contempla una salida antes de junio. Sin embargo, Álvaro López asegura que «nuestros abogados están trabajando en la manera de poder irnos ya», pues «posiblemente se haya producido un incumplimiento de contrato por parte del club». En cualquier caso, no quiso profundizar en ese aspecto porque «no es mi campo».

Por su parte, José María Tejero sigue sin entender el 'modus operandi' de Álvaro López, pues «sabiendo desde un primer momento que mi intención era no vender el club, ha intentado presionarme públicamente y cualquiera que me conozca sabe que eso no se lo permito a nadie. Él no puede sentirse engañado porque siempre ha sabido a lo que venía. Otra cosa es que tuviese otras intenciones soterradas como así parece».

El máximo accionista del Real Avilés asegura que «a Julio -Scheilch-, que es quien firmó el contrato de gestión y el que está ayudando a Dennis Colmenares con los asuntos del día a día, nadie le ha dicho todavía que IQ quiera rescindir el contrato. Por tanto, si se quieren ir, deben decírselo a Julio por escrito y después lo estudiaremos». Llegado el caso, «diremos que sí, no, que nos parece bien o que nos parece mal, pero hasta entonces todo sigue igual y nosotros estamos contentos con ellos. Queremos que sigan gestionando el club».

Sin incumplimientos

Cuestionado por el posible incumplimiento de contrato que cita Álvaro López, Tejero asegura que «no ha habido ninguno. Han podido y pueden hacer lo que quieran. El único incidente que hubo fue con Xiel por el tema de Raúl -González-, pero en realidad no había ningún problema. Xiel es un empleado del club que puede ejercer varias funciones y en el caso de que no quisieran contar con él para la próxima temporada seguro que no hubiese tenido ningún problema en irse. Es una excusa más de las que están poniendo».

Tejero revela que «cuando firmaron les dijimos que con 320.000 euros liquidarían la temporada. Ellos dijeron que 350.000, por los fichajes de invierno, pero con ese dinero estaría todo pagado, lo de esta temporada y las deudas. Si ellos encarecieron el coste mensual en 7.000 o 9.000 euros, o el dinero que sea, ese es otro asunto». De irse IQ, algo que el presidente no desea, Tejero tomaría las riendas de la gestión «si no viene nadie más», pues «siempre hemos encontrado soluciones».