Real Avilés

IQ Finanzas quiere cumplir sus compromisos antes de irse

  • El futuro del Real Avilés se decidirá a partir de hoy y Álvaro López espera una respuesta a la oferta de compra que Tejero aún no ha comunicado

La pelota del Real Avilés sigue en el alero y esta semana tiene que ser la definitiva para que IQ Finanzas tome su última decisión sobre su estancia al frente del club como gestor. Álvaro López todavía se mantiene a la espera de una respuesta a la oferta de compra que formalmente le fue comunicada por la administradora de la sociedad, Dennis Colmenares, y a la que José María Tejero todavía no ha respondido de manera formal.

Mientras se mantiene la incertidumbre sobre el futuro inmediato, el grupo mexicano que gestiona desde diciembre el Avilés abonará mañana martes la nómina de febrero, tanto al personal deportivo como a los colaboradores directivos: «Ninguno de ellos tiene la culpa de lo que está pasando y van a recibir su dinero», aseguró ayer Álvaro López, quien además de cumplir los compromisos adquiridos, quiere hacer lo propio con otros conceptos que son responsabilidad de sus tres meses al frente de la entidad.

Lo que no cambian son los planes de IQ Finanzas con el Avilés: «La decisión de no asumir más tiempo la gestión en estas condiciones ya está tomada después de revisar todos los documentos con nuestros abogados. Nos da igual que sea un día u otro, el lunes o el jueves, si hay que dejar el Avilés lo haremos de forma ordenada, pero antes estamos esperando que José María nos comunique de manera oficial su respuesta a la oferta de compra que hicimos».

Demandas en marcha

La posibilidad de presentar una demanda por incumplimiento de contrato en el traspaso de la gestión a través de Real Avilés GD SL «sigue abierta, ya lo decidiremos si llega el caso. En las últimas semanas aparecieron contratos de los que no se nos hizo mención y que nos impiden administrar el club con las manos libres». El director financiero de IQ confirma, en cambio, que se va a presentar una demanda por el gasto sin justificar de 8.000 euros de los que es responsable José Ramón Cañedo, segundo de los tres administradores de IQ desde su llegada al Avilés. Cañedo, por su parte, anuncia que irá a Magistratura de Trabajo para defender su contrato de director ejecutivo por cuatro años ampliable a dos más, y del que Álvaro López se desvincula asegurando que «yo no he firmado nada con esa persona».