Real Avilés

Real Avilés | «No podemos administrar ni la cantera, no nos dejan»

Raúl González en el Avilés-Siero con Félix Rodríguez.
Raúl González en el Avilés-Siero con Félix Rodríguez. / LVA
  • Álvaro López afirma que el fichaje de Raúl se tuvo que parar al tener Xiel un contrato de cuatro años para dirigir la escuela

Además de los entresijos económicos y la aparición de pagos no previstos, el grupo mexicano IQ se ha encontrado con otros obstáculos para desarrollar su proyecto, como la dirección de la escuela: «Nos encontramos con que no podemos administrar la cantera porque no nos dejan cambiar el administrador -director- porque hay una persona con un contrato de cuatro años».

Álvaro López, por recomendación de José Luis Tamargo, decidió dar un giro al trabajo en la escuela de fútbol del Avilés, para lo cual el responsable deportivo del proyecto tenía dos candidatos, Ramiro Solís y Raúl González. Con el primero de ellos no hubo posibilidades de canalizar un acuerdo, por lo que el que fuera entrenador del Avilés y director de una escuela que casi vio nacer, fue el elegido para un cargo que esta temporada se le asignó a José Luis Díaz, Xiel.

Lo que sorprende en el grupo mexicano son las condiciones del contrato de Xiel, de cuatro años de duración, con doce mensualidades y no las diez que se dan en el fútbol. «No conocíamos la existencia de ese contrato», afirma Álvaro López, que se vio obligado a parar el acuerdo que José Luis Tamargo tenía cerrado con Raúl González.

En IQ vienen a decir que tienen las manos atadas para trabajar con un director de cantera, Xiel, con el que no se cuenta en el proyecto del grupo mexicano, a quien además se le llegó a recomendar que colocase al técnico praviano como entrenador del primer equipo relevando a Pablo Lago, y a Ulpiano Cervero para liderar la escuela de fútbol. También se denuncia la tramitación, sin que se sepa por orden de quien, de un carnet de directivo del Real Avilés a nombre del citado Ulpiano Cervero: «En realidad hemos venido a gestionar un club que no nos dejan administrar porque lo están haciendo ellos», dice Álvaro López.