El Comercio
Real Avilés

Los jugadores del Real Avilés, satisfechos tras el triunfo por la mínima frente al Marino de Luanco

Álex García controla un balón presionado por Guaya.
Álex García controla un balón presionado por Guaya. / MARIETA
  • La plantilla blanquiazul se mantiene al margen de la situación extradeportiva y sólo piensa en el encuentro del domingo frente al Real Oviedo B

Los jugadores del Real Avilés se mantienen al margen de la polémica situación extradeportiva que vive el club y, tras analizar el encuentro del domingo frente al Marino, ya tienen en mente la complicada salida del domingo, a partir de las 12 horas en El Requexón frente al filial del Real Oviedo

El meta Guillermo, que volvió a ser titular ante el Marino, recordaba que «es la primera vez que les gano desde que marché, pues no habíamos coincidido al estar ellos en Segunda B y la temporada pasada conseguimos dos empates y dos derrotas». El ovetense opina que el conjunto marinista «no nos tiró a puerta. Hubo algún barullo, un par de centros facilones y poco más, y nosotros tuvimos el gol y una buena parada de Davo. Fue un partido un poco feo».

En cuanto a la incidencia de su titularidad, la cual quiere conservar, en el ánimo de los jóvenes Esteve Peña y Lucas Anacker, Guillermo explica que «cuando yo empecé, a los 19 años era imposible estar en un Avilés, un Marino o un Langreo. Teníamos que irnos a equipos de la mitad baja de la tabla y aun así era difícil jugar. Ellos tienen que llevar la situación con tranquilidad, trabajar para mejorar y saber que todo está en la cabeza. Están en un buen equipo y en una buena situación».

Por su parte, el lateral derecho Pablo Suárez volvió a cuajar un partido excelente, redondeado con una victoria «muy importante. Todas lo son, pero ahora que queda poco y ante un rival directo son tres puntos de oro. Pudimos marcar en el único fallo que tuvieron y dejamos los puntos en casa, donde no podemos fallar hasta final de temporada».

En cuanto al árbitro, para el de Carreño «fue malo para los dos equipos, se equivocó en las dos direcciones y no influyó en el resultado». A sus excompañeros del Marino les desea «lo mejor. Ya les dije que el año pasado a estas alturas estábamos a diez puntos y este año están a seis. Lo pueden conseguir».

Por último, el goleador Álex García no ocultó que «sabíamos que iba a ser un partido muy duro, pues ellos iban a jugar con cuatro o cinco mediocampistas. El partido se decantó en una jugada aislada tras un buen centro de Álex y una arrastrada de Matías, y muy contento, porque me estaba costando marcar en jugada». El avilesino estaba «trabajando más para el equipo, pero en este encuentro pude estar dentro del área».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate