Real Avilés

real avilés

Real Avilés | Derbi comarcal con mucho en juego

Pablo Suárez, Luismi y Álex García, en el entrenamiento del Lunes en Miranda .
Pablo Suárez, Luismi y Álex García, en el entrenamiento del Lunes en Miranda . / MARIETA
  • Real Avilés y Marino se miden esta tarde en el Suárez Puerta sin margen de error por sus objetivos

  • El conjunto blanquiazul sigue la estela de Langreo y Sporting B y el luanquín no puede dejar escapar al Tuilla, actual cuarto

Real Avilés y Marino disputan esta tarde, a partir de las 17 horas en el Suárez Puerta, el encuentro de la jornada en la Tercera asturiana. Un derbi de rivalidad comarcal que principalmente por dos motivos se vivirá con gran emoción en las gradas del estadio avilesino. Por un lado, ambos conjuntos carecen de margen de error si quieren alcanzar sus respectivos objetivos a final de temporada. Restan once jornadas para la conclusión de la competición y, mientras que los blanquiazules son terceros a un punto del Langreo y empatados con el Sporting B, los luanquinos están a seis del Tuilla, que marca el 'play off' de ascenso.

Por otra parte, los jugadores de Pablo Lago tienen sed de venganza. La derrota sufrida en Miramar en la primera vuelta dolió mucho en el vestuario, pues en una liga tan competida en la parte alta por tres equipos, una derrota significa bastante. La expulsión de Diego Nuño, muy protestada, precedió al tanto marinista, que resultaría definitivo. Una venganza bien entendida pero que significará un plus por parte de los locales, el cual será posiblemente igualado por un Marino que no puede fallar mucho más si quiere disputar la fas de ascenso.

Pablo Lago ha convocado para el encuentro a todos sus futbolistas disponibles, incluido Palazuelos, que podría vestirse aunque tiene difícil ser titular, pues sería demasiado arriesgado conociendo su historial de lesiones musculares. Salvo Keko y Nacho Méndez, el resto de jugadores de la plantilla acudirán hoy al estadio y será entonces cuando el vegadense decidirá a los 16 definitivos. En cuanto al equipo inicial, Lago no ha dado pistas, pero podría optar por regresar al 4-2-3-1, toda vez que Jorge Rodríguez tiene muchas posibilidades de regresar al 'once' inicial después de su 'castigo'.

En la portería estaría Guillermo; con la inamovible defensa Pablo Suárez, Pantiga, Yago Vázquez y Delgado; quizá Seger y Dudi para reforzar el doble pivote; con Marcos Torres por la derecha, Álex García, que ante el Siero volvió a marcar, por la izquierda, Álex Arias en la mediapunta; y el citado Jorge Rodríguez en la punta de lanza. Sin embargo, también tienen opciones de actuar de inicio Manu Blanco y Luismi, así como tampoco se puede descartar categóricamente nunca, en un partido importante, a Palazuelos.

Por parte del Marino de Luanco, Pulgar sólo cuenta con la baja por lesión de Aitor Suárez, con un esguince de tobillo. Además, el de Olloniego ha dejado fuera de la lista por decisión técnica a Omar, Oliveros y Pablo Hernández, este último cogiendo el ritmo tras su operación de clavícula. Cabe recordar que el extremo Omar, que no está entrando demasiado en los planes del experimentado entrenador del conjunto marinista, es avilesino y llegó a militar en el filial del Real Avilés en Tercera.

En cuanto al equipo inicial, no está muy claro tras el empate cosechado por los azulones la pasada jornada en Miramar ante el colista Urraca, pero todo pasa por el habitual 4-1-4-1 de Pulgar. Davo estaría en la portería; con Borja Álvarez, Trabanco, Guaya y Viesca en defensa; puede que Geni en lugar de Llerandi en el doble pivote; con Dani Pevida por la derecha, Chus y Álvaro Pozo en el centro, Coutado tirado a la izquierda; y el 'Pichichi' Jairo Cárcaba como hombre más adelantado. Llerandi por Geni y Polo por Coutado serían otras dos opciones factibles por las que podría apostar Pulgar.

Como suele ser habitual por la cercanía de ambos equipos, son muchos los jugadores el Real Avilés con pasado marinista y viceversa, por lo que no será fácil que ninguno de los dos equipos le saque demasiada ventaja al otro. Todo el mundo se conoce a la perfección y las espadas están en todo lo alto.