Real Avilés

«Pablo Lago, siempre con la guillotina al cuello, y los jugadores del Real Avilés, tienen mucho mérito»

Pulgar, a la izquierda, con sus ayudantes en Miramar.
Pulgar, a la izquierda, con sus ayudantes en Miramar. / DANIEL MORA
  • Adolfo Pulgar admira el «aislamiento» de la plantilla blanquiazul y confía en la victoria porque «no tenemos margen de error»

A sus 59 años -en mayo cumplirá 60-, el técnico del Marino, Adolfo Pulgar, ha vivido batallas de todos los colores en el mundo del fútbol. Y desde su experiencia y habitual sentido común, fue ayer muy claro al ser cuestionado acerca de si creía que el ruido exterior podría afectar en el campo al Real Avilés. El de Olloniego sonrió para aseverar que «en ningún caso. Son unos campeones y lo llevan demostrando desde el principio de la temporada. Primero con los impagos, luego con la llegada del grupo inversor, y esta semana otro tanto de lo mismo... Ellos han seguido ganando partidos y tiene mucho mérito».

Pulgar también le echó un 'capote' al que fuese su jugador en el filial del Real Oviedo, Pablo Lago. «Lo de Pablo me sorprende mucho, no lo entiendo. Parece que está cada semana con la guillotina al cuello y está aguantando de manera increíble. Es un gran entrenador, un gran profesional y resaltaría que está siendo capaz de mantener al equipo arriba y aislado de todo lo exterior».

Un Real Avilés que para el técnico marinista es uno de los rivales más complicados de la categoría. «En casa sólo se ha dejado un punto en el Langreo y está claro que ganar va a ser una tarea difícil, pero todo puede pasar en el fútbol. Vamos a intentar hacer nuestro fútbol, siempre teniendo en cuenta algunos detalles del Avilés, pero jugando como sabemos hacer», apunta.

El de Olloniego no es ajeno a la realidad de su equipo, a cinco puntos del 'play off' de ascenso cuando quedan once jornadas por jugar. «Nos queda muy poco margen de error. Empatamos el otro día en casa contra el Urraca, algo que no esperábamos pero que se puede dar a veces, y además del Tuilla, que no falla, tenemos también ahí al Covadonga y al Oviedo B metidos en la lucha. Vamos a ir poco a poco a medida que avancen las jornadas y a ver si nos podemos meter cuartos», analiza.

En busca de la regularidad

Para el técnico marinista, el principal problema de su equipo es que «nos falta un poco de regularidad. Hemos sido capaces de realizar grandes partidos y ganar a equipos de arriba, y después dejarnos puntos con rivales a los que, en teoría aunque siempre es difícil, debíamos haber ganado. Tampoco estamos siendo todo lo fuertes que me gustaría en casa. Estamos dejando escapar bastantes puntos de Miramar y eso hay que corregirlo de aquí al final».

A Pulgar le gustaría repetir el triunfo luanquín de la primera vuelta, pues «hicimos un buen partido y si lo repetimos tendremos opciones, aunque hay que recordar que también nos benefició la expulsión de Nuño», concluye.