El Comercio
Real Avilés

El Real Avilés salda su deuda con el Miranda y el equipo se podrá entrenar en Santo Domingo

Pablo Lago podrá dirigir la sesión de hoy en Miranda.
Pablo Lago podrá dirigir la sesión de hoy en Miranda. / MARIETA
  • Mil euros es la cantidad desembolsada tras no pagar la limpieza desde el inicio de la temporada

El primer equipo del Real Avilés podrá seguir entrenándose en el campo sintético de Santo Domingo después de que el club blanquiazul hiciese efectivo ayer el pago de la deuda que mantenía con el Miranda Club de Fútbol, por gastos de mantenimiento. El montante total asciende a 1.000 euros, resultantes de los meses de impago por el servicio de limpieza de los vestuarios que el equipo de Pablo Lago utiliza en sus sesiones semanales, un mínimo de cuatro.

Tal como adelantó ayer este periódico, el presidente del Miranda, Eloy Vega, advirtió a un directivo del Avilés que en el caso de no saldar la deuda, hoy cerraría las puertas de una instalación cuyo convenio de uso tiene al Miranda como titular, y responsable del mantenimiento de la instalación. El acceso de otros clubes como Bosco, Avilés Stadium y Real Avilés a Santo Domingo tiene como obligación económica el abono de una cantidad mensual, que ronda los cien euros y que todos, salvo el Avilés, pagan con rigor y puntualidad. El club blanquiazul, su anterior gestor José María Tejero, no hizo efectivo ningún desembolso desde que en julio comenzó la pretemporada.

Los nuevos gestores, IQ Finanzas, no han tenido más remedio que hacer frente a este contratiempo heredado del máximo accionista, uno más de los agujeros que se van descubriendo y que, de momento, no minan el proyecto del grupo mexicano en el Real Avilés.

En este regreso a los entrenamientos, salvado con los mil euros del ala, Pablo Lago iniciará la preparación, si el entorno lo permite, del partido del domingo ante el Siero, en el que será alta el lateral Pablo Suárez tras cumplir sanción.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate