Real Avilés

El Miranda no dejará entrenar al Real Avilés hasta que se le pague por el mantenimiento

La paciencia del presidente del Miranda, Eloy Vega, se agotó y ayer lunes comunicó a un directivo del Real Avilés que mañana, miércoles, cerrará las puertas del campo de Santo Domingo al equipo de Pablo Lago, que se ejercita en sesiones matinales cuatro días por semana. El aviso llega después de meses de incumplimiento del pago de una cantidad mensual (unos cien euros) que los clubes externos de Miranda abonan al titular de la instalación, que se encarga de los gastos de mantenimiento. Entre ellos la limpieza de los vestuarios que usa el Avilés y que una persona a la que paga el Miranda, se encarga de repasar después de cada entrenamiento.

Ese es el funcionamiento que otros clubes asumen y cumplen, como el Bosco o el Avilés Stadium. Eloy Vega, presidente del Miranda, asegura que el Real Avilés no ha realizado abono alguno desde que el pasado mes de julio inició los entrenamientos. La cantidad total asciende a unos mil euros. En la primera parte de la campaña los impagos del club afectaron no solo a la plantilla sino a todos los ámbitos. La posterior transición en el traspaso de poderes y después un probable descuido, han prolongado una situación que IQ Finanzas tendrá que reparar.