Real Avilés

El Avilés tropieza en la misma piedra

Álex García, Luismi y Álex Arias, difuminados y cabizbajos, con los jugadores del Lugones celebrando el gol de Juan Steven.
Álex García, Luismi y Álex Arias, difuminados y cabizbajos, con los jugadores del Lugones celebrando el gol de Juan Steven. / PABLO NOSTI
  • Los avilesinos carecieron de intensidad para ganar un partido muy trabado, que dominaron pero en el que escasearon las ocasiones de gol

  • El equipo de Pablo Lago se enredó ante un Lugones muy ordenado y no fue capaz de pasar del empate

El Real Avilés volvió a tropezar en la misma piedra y ya tiene otro campo en la lista de malditos, el de Santa Bárbara de Lugones, donde no pasó del empate (1-1) tras un mal partido del equipo de Pablo Lago, al que le faltaron intensidad e ideas para doblegar la resistencia de un rival que no se dio respiro y que lució un impecable orden táctico para acometer un partido que no es de su liga y del que supo sacar tajada. Lo mismo que sucedía la pasada campaña en un partido calcado al de ayer, en el que solo fue diferente el horario y la climatología. Entonces llovió y el sintético estaba mojado; esta vez el sol calentaba de lo lindo y la hierba estaba más seca que la mojama.

En los dos partidos la misma sensación de incomodidad en una visita y en la otra, y también la posibilidad de un liderato que fue el cuento de la lechera porque el Avilés no logró más que dominar sin ser capaz de encontrar los espacios frente a un rival que le tiene tomada la medida. Ya ocurrió en la primera vuelta, por cierto, cuando los de Jonathan García solo cedieron en un largo descuento que ayer se repitió desquiciando a los locales, aunque ayer el destino no se la jugó.

El técnico local tenía asumido que ayer el partido se iba a jugar en campo propio, que el Avilés iba a coger el balón desde el principio y que su equipo tenía que saber moverse en un ordenado trabajo defensivo que le salió clavado. Pablo Lago, como su colega, dispuso un 4-2-3-1, eso sí con rasgos más ofensivos y con relevos obligados o decididos. Marcos Torres fue el lateral derecho y Dudi pivote por los ausentes Pablo Suárez y Palazuelos, mientras arriba la novedad era la entrada de Luismi en la línea de tres, con Álex García en la punta por Jorge Rodríguez.

Guión previsto

Lo previsto se plasmó desde el saque inicial y el Avilés cogió el balón para buscar una solución rápida, algo que los locales debían evitar a toda costa para competir el partido como les pedía el técnico a sus jugadores. Con lo que seguramente no contaba era con la bola extra que le tocó al Lugones a los cinco minutos. Un saque largo de Pablo Herrero provocó una disputa en la zona ancha en la que Norniella mandó sobre la espalda del costado derecho de la defensa, donde Juan Steven no perdonó clavando en la red avilesina un potente remate a media altura con la izquierda.

Un golpe en la línea de flotación del equipo de Pablo Lago, que fallaba en la primera premisa, no encajar. Pero los golpes mejor al principio, cuando hay tiempo para reaccionar y se vuelve al principio con un rápido empate.

A los diez minutos Luismi se asoció con Álex Arias para ser derribado cerca del área, escorado a la derecha del ataque. Alberto Delgado se dispuso a ejecutar y cuando podía esperarse un centro cerrado, el cántabro lanzó directo por encima de la barrera para marcar por raso y y muy ajustado al palo izquierdo de Pablo Herrero. Una ejecución magistral del lateral en su segunda titularidad con el Avilés.

Salvada la primera contingencia había que buscar más y el balón fue de nuevo para los avilesinos, pero sin poder jugar con facilidad a partir de la línea de tres cuartos. Álex Arias, Luismi y Matías intercambiaron sus posiciones de manera constante, pero nada desestabilizó a un Lugones rocoso y que miraba con el rabillo del ojo la posibilidad de buscar una contra productiva.

Ni Pablo Herrero ni Esteve Peña fueron puestos a prueba porque los remates avilesinos, varios de ellos de un activo Luismi y otro de un animado Alberto Delgado, se iban por encima del larguero, mismo destino de las opciones que tuvo el Lugones con Juan Steven, que tuvo muchos espacios por su zona.

La ocasión de Luismi

En la reanudación vimos más de lo mismo y en la apertura se registraron las dos mejores, y casi únicas, ocasiones del segundo tiempo. A los 49 minutos Miguel Suárez recordó sus tiempos de extremo para irse por la izquierda y poner un centro que en la disputa del área, Yago Vázquez tocó de cabeza llevando el cuero a la parte superior del larguero de su portería. Cuatro minutos después, Pablo Herrero hizo la parada del campeonato al sacar in extremis un cabezazo ajustado al poste y con bote previo de Luismi tras un centro de Marcos Torres.

Apretaban los avilesinos pero todos los remates se iban arriba, el de Álex Arias y, por muy poco, uno de Marcos Torres a los 60 minutos tras una dejada de cabeza de Luismi en un centro de Delgado. El reloj avanzaba y Pablo Lago movió piezas retirando a Matías y Luismi para dar paso a Manu Blanco y Jorge Rodríguez, esperando más al final para echar mano de Sergio Ríos.

Nada dio resultado. El Lugones no se descompuso nunca, ni en un tiempo añadido eterno y en el que a base de faltas el Avilés buscó sin éxito el gol que horas después hubiese permitido recuperar un liderato que, en todo caso, sigue a mano.