El Comercio
Real Avilés
Andy posa como blanquiazul a principios de temporada.
Andy posa como blanquiazul a principios de temporada. / MARIETA

real avilés

El Real Avilés adeuda todavía más de 6.000 euros a Andy

  • El futbolista, ahora en el Rayo Cantabria, medita acudir a Inspección de Trabajo si no recibe sus emolumentos

Pese al anuncio del club en su día con la llegada de IQ Finanzas, no todos los jugadores del Real Avilés están al día de cobro. Concretamente falta uno, el cántabro Andy García, que continúa peleando por lo que es suyo ahora desde las filas del Rayo Cantabria. El problema surgió en el mes de diciembre, cuando el grupo mexicano comenzó a hacer frente a las deudas con los futbolistas. Los nuevos gestores advirtieron algo extraño en el caso del joven futbolista, pues había firmado dos contratos con cantidades distintas, a sumar entre ellas mes a mes.

IQ Finanzas ofreció entonces al futbolista el pago de uno de esos contratos, el de menor cantidad de dinero, lo equivalente en torno a un quince por ciento del total. Sin embargo, el padre del futbolista, José García, rechazó la oferta por «ridícula», instando al club al abono de la cantidad íntegra, que se encuentra rondando los 6.500 euros -más de 1.000 de sueldo al mes-.

García pidió la baja del jugador pidió la baja federativa e intentó negociar una salida durante los meses de diciembre y enero, pero desde el club se hizo caso omiso a sus reiteradas peticiones para reunirse y tampoco se le dio la baja al jugador. Así pues, Andy solicitó la baja a la Comisión Mixta AFE-Tercera División, alegando la deuda del Real Avilés desde julio a diciembre para poder fichar por otro club en el mercado de invierno.

El organismo admitió la petición, que fue alegada por José María Tejero, presidente del Real Avilés, quien ayer no atendió las llamadas de este periódico. Según la resolución de la Comisión, el dirigente replicó que «el contrato está suscrito con la entidad Real Avilés GD, que nada tiene que ver con mi representada, tratándose de dos entidades con personalidad jurídica diferente, totalmente independientes». Una explicación que no convenció a una Comisión Mixta que aprecia «evidente mala fe, pretendiendo burlar el sistema».

Concedida la baja, Andy fichó por el Rayo Cantabria de la Tercera División de su región, donde está jugando con asiduidad. Sin embargo, el futbolista está convencido de que recuperará los en torno a 6.500 euros que se le adeudan en Avilés. Como mal menor, el conjunto blanquiazul debería abonarlos antes del cierre del mercado veraniego de la próxima temporada, pues la AFE es conocedora de la deuda y no permitirá la inscripción de nuevos futbolistas. Esto ocurrió, por ejemplo, el año antes de la llegada de Golplus, cuando el club tuvo que hacer frente al pago de una deuda con el futbolista Serrano para poder fichar.

En cualquier caso, no parece que el padre de Andy vaya a esperar tanto. Si no recibe noticias del club en los próximos días, la idea que tiene es denunciar a Inspección de Trabajo, algo que podría elevar la cantidad de 6.500 euros a cifras mucho más altas en caso de haber irregularidades dentro de la entidad.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate