Real Avilés

Sin noticias del Avilés en Santa Bárbara

Pablo Coutado en una falta sobre el área del Lugones. El Avilés insistió mucho a balón parado pero sin conseguir nada productivo. / SUSANA SAN MARTÍN
Pablo Coutado en una falta sobre el área del Lugones. El Avilés insistió mucho a balón parado pero sin conseguir nada productivo. / SUSANA SAN MARTÍN

El equipo de Iván Palacios se mostró romo en ataque y tuvo que jugar la segunda parte en inferioridad numérica por la expulsión de Adama | Cuarta derrota consecutiva ante un Lugones peleón que hizo bueno un 'gol fantasma' a los 40 minutos

NACHO GUTIÉRREZ LUGONES.

Lugones tampoco fue el escenario del despegue del Real Avilés, que sufrió su cuarta derrota consecutiva (1-0) del campeonato en un mal partido, en el que los locales se llevaron los tres puntos con un 'gol fantasma' marcado a los 40 minutos por el delantero local Damián. El equipo de Iván Palacios da otro paso atrás y se acerca de forma peligrosa a los puestos de descenso, decimoxesto clasificado con cinco puntos en siete jornadas.

Es lo que toca porque el Avilés actual no da para más y el partido de ayer es un claro ejemplo. Con una actitud diferente a la de Colunga, el equipo avilesino fue la viva imagen de la impotencia, del querer y no poder. Tampoco acompañan los factores, suerte y decisiones arbitrales. Además de encajar un gol que muchos aseguran que no llegó a entrar, tuvo que afrontar casi todo el segundo tiempo en inferioridad numérica por la rigurosa expulsión de Adama Touré a los 52 minutos. Aún con ella, el Avilés buscó el empate, pero no fue capaz de crear una ocasión.

Más Real Avilés

Lugones no era el mejor sitio para la reacción avilesina. Por lo que sea es un rival que se atraganta en un campo sintético muy gastado, y que en los dos últimos años empató ante un equipo con rol de campeón. Esta vez, ante un Real Avilés con un perfil bastante más bajo, el pleno se quedó en Santa Bárbara en un partido que bien pudo terminar en empate.

Iván Palacios hizo cambios en el once, sobre todo de posiciones, situando a Adama en el pivote, Coutado en el enganche, Anselm y Fonso en los costados y Luis Nuño como punta en un 1-4-2-3-1, mismo dibujo de los locales. El Avilés salía con el garbo que no tuvo en Colunga siete días antes y en los primeros cinco minutos llegó bien al área del Lugones, generando tres saques de esquina.

En eso se quedó el balance de ataque del Avilés, en saques de esquina, hasta once. Ninguno le dio réditos, aunque Domínguez la tuvo a los 25 minutos tras un cabezazo de Domínguez repelido por Pablo Herrero en una gran intervención. A Lucas tampoco lo pusieron mucho a prueba, con un único remate de gol serio a cargo de Norniella desde la frontal del área con buena respuesta del portero carioca.

Damián, un ariete de gran talla, dio algunos sustos con sus remates de cabeza, pero tampoco el Lugones lograba desmembrar a la defensa avilesina. Hasta que llegó la jugada del partido, con un centro de Fanjul a pie cambiado al que no llegó Mati, cayendo el cuero en los pies de Damián, cuyo remate 'mordido' despistó a un Lucas que desde el suelo logró rechazar sobre la línea de portería. El asistente salió disparado al centro del campo y el colegiado dio el gol por bueno pese a las protestas avilesinas.

La segunda parte fue un calvario para el Avilés. A los 52 minutos se quedó sin Adama, inferioridad numérica que no afectó al guión establecido desde el 1-0: el Lugones cedió terreno para guardar su renta, buscando aumentarla en los contraataques. Tuvo unos cuantos porque los de Palacios se iban arriba a la desesperada, pero tampoco el conjunto de Marcos Pool estuvo sobrado.

El tiempo se fue consumiendo sin que el Avilés lograra fabricar ocasiones para evitar su cuarta derrota del campeonato, las cuatro seguidas. Es lo que hay, de momento, a la espera de que los pesos mexicanos permitan reforzar la plantilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos