Real Avilés

Necesidad de enmienda en el Avilés

El equipo avilesino en su última sesión, ayer en un Suárez Peurta con césped renovado. / MARIETA

El equipo de Iván Palacios, obligado a cambiar su racha ante el Gijón Industrial para evitar males mayores | Los blanquiazules tienen que sacar adelante un partido en el que otro resultado adverso puede suponer caer a puestos de descenso directo

Nacho Gutiérrez
NACHO GUTIÉRREZAvilés

Asumido que la temporada a nivel de grandes objetivos está prácticamente descartado en el Real Avilés, lo que tampoco estaba en el cálculo era ver al equipo blanquiazul moverse por los puestos más oscuros de la clasificación, rozando las posiciones de descenso. Evitar el sonrojo de caer en ellas es ahora la Meca del Avilés, obligado a ganar esta tarde al Gijón Industrial en el Suárez Puerta (18 horas).

Esa es la realidad de un club presa de sus batallas internas, que han llevado al decano del fútbol asturiano a una situación límite, con una cada vez más escuálida afición, y un equipo hecho de forma atropellada, pero que tiene que afrontar la exigencia que impone el Real Avilés, sin más ayuda que su trabajo diario y dar un nivel competitivo que hasta la fecha no se ha podido ver.

Más Real Avilés

Iván Palacios sabe que no tendrá refuerzos inmediatos para compensar la plantilla y tiene claro que los objetivos del equipo, en esta tesitura, no pueden ir más allá del siguiente partido. El técnico trata de arropar a sus futbolistas, pero la ansiedad solo se quita ganando y el Avilés no lo consigue, de momento.

La tesitura del partido de hoy no es la mejor para que el personal se quite esa concha, pero es un factor con el que deben jugar ante un Gijón Industrial que hoy por hoy es un rival directo del conjunto blanquiazul, que llega a la cita en su peor racha histórica en la categoría con cuatro derrotas seguidas.

El propio técnico reconoce que el partido de esta tarde no es una final, pero se le acerca porque el Avilés tiene que empezar a ganar y porque una derrota puede arrastrar al equipo blanquiazul donde no ha estado nunca en Tercera División. Palacios espera que sus pupilos sepan manejarse con esa presión añadida a la que es habitual esta plaza.

Para enredar un poco más en las carencias del Avilés, Palacios pierde a otro de sus pivotes porque a la ausencia del aún lesionado Carlinos se une la de Adama Touré, víctima del exceso de celo arbitral en Lugones. No hay más bajas -al margen del operado Adrián, claro- pero cuatro jugadores están en la convocatoria sin llegar al cien por ciento físicamente tras una semana de molestias en los casos de Pablo Tineo, Fonso y Domínguez, y una gripe en el de Chus Fernández.

Todos están convocados porque tampoco hay más y en la convocatoria entran de nuevo el juvenil Barra y el central del filial, Santa. Con la habitual posibilidad de error el posible once del Avilés estará formado por Lucas Anacker; Sergio Menéndez, Expósito, Fonso o Thomas, Vázquez; Chus Fernández, Domínguez; Anselm, Pablo Coutado, Luis Nuño; y Pablo Tineo. Completan la citación el portero Carlos Castro y Santos tras su descarte en Lugones.

El rival de turno es el Gijón Industrial, un equipo ascensor estos últimos años que lleva el mismo camino con un mal comienzo de campaña. No es un mal equipo y Palacios, que lo ha visto esta temporada, elogia su «capacidad de manejar bien la pelota», con los veteranos pivotes, Dani Borreguero y Dani Peláez, al frente de las operaciones. En su retorno a la Tercera División, el equipo fabril, dirigido por Viti Amaro, ha reforzado su ataque con un delantero contrastado, Villa, que militó las últimas campañas en el Tuilla.

Igual que el Avilés, el Gijón Industria llega al partido de esta tarde con una racha de cuatro derrotas consecutivas.

Fotos

Vídeos