Real Avilés

Real Avilés | «Estuve dos meses lesionado y ahora sólo pienso en poder jugar al fútbol»

Domínguez, en el centro, conversa distendidamente con su compañero de piso Anselm y con el juvenil Barra en La Toba. / MARIETA
Domínguez, en el centro, conversa distendidamente con su compañero de piso Anselm y con el juvenil Barra en La Toba. / MARIETA

José Antonio Domínguez, jugador del Real Avilés: «Lo extradeportivo no depende de nosotros, aunque esperamos que se solucione antes de Navidad por el bien de todos», sostiene

SANTY MENOR AVILÉS.

José Antonio Domínguez Borrego (Manresa, 1992) es ya uno de los pocos jugadores de fuera de Asturias que continúan formando parte de la maltrecha plantilla del Real Avilés. Catalán de nacimiento, se crió en Huelva, de ahí su acento andaluz, la alegría que le permite ver siempre el lado bueno de las cosas y una ilusión que se percibe a través del teléfono. Pues, tras «64 días lesionado sólo pienso en jugar al fútbol».

-Cuando llegó en verano se hablaba de que el Real Avilés pudiera aspirar al 'play off' de ascenso por tercer año consecutivo. En diciembre, las cosas son muy distintas. ¿Cómo lo lleva?

-Hombre, veníamos con unas expectativas de estar arriba, pero esto es lo que tiene el fútbol, que nunca se sabe lo que puede pasar. Hemos tenido bastantes problemas tanto deportivos como extradeportivos y de ahí que hayamos llegado a esta situación. Ahora sólo nos queda luchar cada jornada por dejar al Avilés lo más arriba posible.

-Y si al equipo le ha ido mal, usted tampoco ha tenido demasiada fortuna con las lesiones...

-La verdad es que sólo he podido jugar cinco partidos desde que llegué. Al principio tuve problemas con el tránsfer, en mi primer partido me expulsaron y después estuve 64 días lesionado, primero por un problema en el sóleo y después en la rodilla. Afortunadamente, ya estoy recuperado y a disposición del entrenador.

-Nació en Manresa, se crió en Huelva y ha jugado en Portugal y en Gibraltar. Ahora Asturias. Es todo un trotamundos...

-Nací en Manresa, pero por el trabajo de mi padre he vivido en varias ciudades. En Huelva me asenté y estuve siete años en el Recreativo, desde cadetes hasta el filial. Después pasé por el San Roque de Lepe, Lusitano, en Portugal, y Manchester 62, en Gibraltar, el año pasado. Este verano me llegó la opción del Avilés y acepté.

-Vive con Anselm y Andrew Barsalona. ¿Qué tal se ha adaptado a la ciudad y la región? ¿Cómo lleva el clima?

-La verdad es que quitando los problemas que estamos teniendo no tengo ninguna queja ni con la ciudad ni con Asturias. Estoy muy bien. Nunca había estado en un sitio en el que lloviera tanto ni hiciera tanto frío en los últimos años, pero lo llevo bien.

-¿Qué le parece la Tercera División asturiana?

-Similar al resto. Aunque en España hay grupos más fuertes y más débiles, al final no deja de ser Tercera División.

-Usted es de los pocos jugadores de la plantilla que es de fuera de la región, imagino que estará echando mano de ahorros y de la familia para mantenerse aquí...

-Sí... son ya tres meses los que nos deben, pero bueno, son situaciones que se han dado y esperamos que se solucione todo pronto. Pienso que los jugadores perdemos tiempo y fuerza pensando en situaciones que no dependen de nosotros. Lo único que podemos hacer es centrarnos en el tema deportivo. Se están yendo compañeros y cada vez es más complicado, pero gracias a la ayuda de jugadores del filial y del juvenil estamos dando la cara.

-¿Usted se pone alguna fecha límite?

-Lo ideal sería que todo se solucionara antes de que nos vayamos a casa por Navidad, por el bien de todos. Yo confío en eso, y si no es así habrá que pensarse las cosas. Por mi cabeza lo que pasa ahora mismo es acabar aquí la temporada. Mi situación quizá es un poco especial porque he estado tanto tiempo lesionado que ahora sólo pienso en poder jugar al fútbol y sentirme futbolista.

-Próxima parada, El Plantío.

-Sí, un partido para disfrutar en un estadio histórico. Vamos con la ilusión de hacer las cosas bien y competir, y en lo personal ojalá pueda seguir teniendo minutos, porque los necesito para coger el ritmo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos