Marcha atrás en el despido de Borja Piquero, que continuará en el equipo

N. G. AVILÉS.

Finalmente no habrá despido y Borja Piquero seguirá en el Real Avilés después de que el jugador y el club, representado por el director deportivo, hayan limado asperezas sin medidas traumáticas, en el transcurso de una reunión mantenida en la tarde de ayer.

El portero avilesino fue señalado como instigador y cabecilla de la sentada de protesta que protagonizó el equipo avilesino en El Florán. En la reunión de ayer Borja asumió que quizás no fue el momento de retratar públicamente al club, y que la sentada fue conjunta, aunque como veterano fue uno de los jugadores que lideró la decisión de protestar en público dentro del vestuario.

Los futbolistas no comunicaron su decisión al director deportivo hasta el mismo domingo, algo que sentó muy mal en el seno del club y al propio Alain Menéndez, interlocutor entre propiedad y futbolistas, a los que «apoyo su reivindicación porque es su salario, aunque no han sido las formas porque sabían lo que hay cuando vinieron», matizó, además de recordar que «cuando el club pueda hacerlo saben que van a cobrarlo todo».

Sobre la readmisión de Borja tras comunicarle el lunes su despido, se debe a que «es un jugador que aporta desde que ha llegado y tiene derecho a equivocarse, como todos. Se formó en La Toba, quiere al Avilés y ayudar en estos momentos difíciles. Hemos aclarado todo y estamos encantados de que continúe con nosotros y él también de hacerlo porque al margen de lo ocurrido, es de los que se implica».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos